viernes, 17 de enero de 2014

Talento Masónico...Año nuevo..., Jefe nuevo ¿Qué hago?





La llegada de un nuevo jefe a las organizaciones donde nos desempeñamos siempre va a generar cambios en diversos aspectos del ambiente laboral. Lo fundamental en este proceso de adaptación es que tanto los empleados como la nueva jefatura tengan buena disposición para que se potencie el trabajo en equipo.

Sin embargo, este período puede ser no tan rápido y un poco más difícil para algunos trabajadores perjudicar el funcionamiento y productividad de la empresa. El malestar más común aparece a partir de la incertidumbre acerca de lo que pensará el nuevo jefe: su nueva visión, su trato al personal, etcétera. 

A continuación te dejamos unos Tips para afrontar la situación con éxito:

Tip 1 Observa: Lo primero que se recomienda hacer en los primeros días y semanas es aprender de él y saber cuál es su estilo de gestión, conviértete en su aliado y compartan la  experiencia y estilo de liderazgo para alcanzar juntos los objetivos como equipo.

Tip 2: Se comunicativo y ofrece tu confianza: Genera un ambiente de puertas abiertas, confianza y mucha comunicación  entre ambos, ya sea a través del correo electrónico o simplemente pasando por su sitio para ver cómo esta. La atención con tu nuevo jefe permitirá que él o ella sienta que tienes toda la disponibilidad en ayudar con su proceso de aprendizaje. Eso sí: nunca exageres, ni mientas sobre procesos o proyectos que tienes bajo tu responsabilidad. Recuerda que la honestidad es la base de la confianza, y a la vez, generarás espacio para que tu jefe conozca tu lado personal.

Tip 3: Realiza un diagnóstico de tu jefe:  En los primeros 90 días identifica cuáles son sus fortalezas, así como áreas de oportunidad, estilo de trabajo y forma de priorizar las acciones del área. Explora sus estados de ánimo y siempre aprende de él, aunque pienses que tú estás mejor preparado o tienes más experiencia, la realidad es que él tiene mucho que enseñarte, por lo tanto conviértete en su aliado y comparte su experiencia y estilo de gestión para que alcancen los objetivos juntos como equipo. 

Tip 4: Comprende y acepta el estilo de tu nuevo jefe: Hay que tratar con el nuevo jefe si se mantendrá la metodología de siempre o si se va innovar en los procesos de los proyectos trazados. Es conveniente analizar cómo le gusta que se hagan las cosas y cómo espera que le presenten nuevos proyectos y solicitudes. Nunca hagas “berrinches” no le critiques, ni le recrimines que las cosas se hacen de una manera diferente, siempre dale sugerencias no imposiciones.

Tip 5: Aprovecha cada oportunidad: Una vez que conoces su estilo de gestión y entiende cómo prefiere comunicarse, construye la relación a mediano y largo plazo, es decir cuando llegue el momento,  revisen juntos los planes de carrera que tú tiene en mente. Se totalmente abierto pero realista y muéstrale las aspiraciones que tienes y la forma cómo piensas llegar a ello para que pueda prepararte para tu nuevo rol pues tu jefe será quién podrá apoyarte en tu futuro crecimiento profesional. Recuerda que esto será posible cuando la relación de confianza y respeto se haya construido, nunca antes, de lo contrario pensará que eres un oportunista.

Pero… ¿y qué pasa si tu jefe no resultó ser quien esperabas?
Si tu jefe en vez de generar los ambientes de discusión, compromiso y definición de roles a través de una comunicación asertiva y oportuna- actúa de forma totalmente opuesta? Aquí algunos Tips para manejar esta situación:

Tip 1: Encuentre el espacio para conversar con él: Ponte en su lugar y evalúa cuales son las palabras más adecuadas para generar apertura con él, dile que necesitas de su ayuda para seguir mejorando pero que le gustaría que algunas cosas cambien para que tú puedas dar lo mejor de ti en el trabajo.

Tip 2: Conversa con tus demás compañeros: Quizá otra forma de enfrentar el problema podría ser conversar en diferentes momentos con él o todos juntos, enfoquen la conversación desde un punto de vista organizacional y nunca personal.

Tip 3: Conversa con otro líder funcional u organizacional: Si ves que las cosas no mejoran y que intentaste todas las formas posibles para que la relación de trabajo mejore, entonces acude a otro líder que tenga influencia en él exponiendo el caso de manera siempre profesional.

Si aplicas cuidadosamente estos Tips vas a reducir tu nivel de preocupación e incertidumbre y tendrás claro su estilo de liderazgo para establecer tu agenda de acuerdo a lo que tu nuevo jefe y la organización consideran estratégico y prioritario. En algunos casos los primeros meses serán algo complicados y seguro costará acostumbrarse a un nuevo estilo de gestión, pero se paciente y optimista, y como dice nuestro recordado Nelson Mandela: “Todo parece imposible hasta que se hace”.

Pierre Cubique.·.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada