miércoles, 8 de enero de 2014

René A. Thomas...LA REGULARIDAD MASÓNICA UNA APROXIMACIÓN DESDE MI OPTICA (2da. Parte de 4)






 
Recopilación y Edición:

René A. Thomas

Maest.·.Mas.·.

Resp.·.Log.·.”Sol de Curpa” Nº112





"La Regularidad del individuo es dada por su iniciación"
"La Regularidad de la Logia es dada por la Carta de Patente expedida por una Gran Logia"
"La Regularidad de las Grandes Logias es dada por el reconocimiento de otras Grandes Logias"



Continuando con el tema, en esta segunda parte, nunca debemos olvidar que en la Masonería Azul (los tres primeros grados) o Especulativa no se adjudica religión, es eminentemente Ecuménica y Democrática,  y habla en sus comienzos de una “De-Cristianización” de la Masonería, donde ningún libro sagrado se encontraba en el Ara, y antecede todos los nuevos Ritos por muchos años, y es solamente mucho después del año de 1.736  (se atribuye los orígenes del Rito Escocés al discurso del Señor Caballero Andrew Mitchel Ramsay pronunciado en la logia de San Juan el 26 de Diciembre de 1.736 en Francia, (del cual entre otras cosas hay dos versiones) cuando se crea el Rito Escocés modelado en la Caballería Militar  y en un retorno  cristiano.

Se habla incluso de la “Gran Logia de los Antiguos” o de Dermott o de Atholl como también se la conoce, y que al unirse a la “Gran Logia de Inglaterra o de Londres o de los “Modernos” en 1.813 formaron  la “Gran Logia Unida de Inglaterra” la cual continúa promoviendo la “cristianización” de la Masonería.

La Gran Logia de Inglaterra o de Londres (1.717, “Los Modernos”, o Premier Grand Lodge), tanto como La Gran Logia de los Antiguos o Gran Logia Atholl de Inglaterra o de Dermott (1.751) como es conocida, no tenían Carta Patente en el momento de su creación, pero como todas las Logias Antiguas “de Tiempo Inmemorial” (anteriores a 1.717) que tampoco tenían Cartas Patentes si tenían unos permisos de funcionamiento pedidos al “sheriff” o magistrado principal del lugar donde trabajara la  Logia. Esto con la finalidad de tener un documento que les permitiera reunirse. Es por esto que vemos que uno de los afanes principales de las dos Grandes Logias principales de Inglaterra de ese período es buscar desesperadamente el apoyo y patronazgo de la Nobleza como respaldo de legalidad e institucionalidad. La Logia de Inglaterra consigue ese patronazgo desde 1.721 cuando nombra a John 2º Duque de Montagu como Gran Maestro e ininterrumpidamente hasta el día de hoy cuando ha sido regida por miembros de la Nobleza Británica.

La Logia de los Antiguos o Atholl inicialmente había sido regida por un Gran Comité y Robert Turner, consigue ese patronazgo a partir de 1.754 cuando nombra Gran Maestro al que era su Gran Secretario Laurence Dermott  (en cuya Gran Maestría se hizo el “Ahiman Rezon” o sea sus Constituciones, y la debida legalización de ellos) y continúa con William 1st Earl of  Blesington (a quien se le dedica el “Ahiman Rezon”), y así continuaron con la Nobleza hasta su eventual unión con La Gran Logia de Inglaterra (Premier Grand Lodge) en 1.813, la cual también ha sido regida por Nobles hasta el día de hoy.

Pues bien, más tarde cuando en 1.877 el Gran Oriente de Francia suprimió la fórmula simbólica del “Gran Arquitecto del Universo” y comenzó una quiebra de reconocimientos y no reconocimientos, de fijación de puntos mínimos en base a los cuales se produciría ese reconocimiento inter obediencial.

Como podemos ver tanto las antiguas Logias “de Tiempo Inmemorial” como las recién establecidas Grandes Logias (1.717 y 1.751) buscaban su legalización mediante la consecución o permiso de la autoridad debidamente establecida tan es así que esta frase: “Mi señor, SEGUN Mandato de su Gracia el DUQUE de WHARTON”  es la inicial de Las Constituciones de 1.723.

Este concepto se aplica a todas las Grandes Logias como la de Irlanda cuyo Gran Maestro en 1.738 era William 1st Earl of Blesington quien ya ha sido mencionado arriba con relación a la Gran Logia de los Antiguos. Esto se puede seguir más atrás en la Historia hasta las Antiguas Constituciones de York de 926, como su nombre lo indica, y aquí entramos en la LEY ESCRITA.

La Ley se puede dividir en dos grandes rasgos: La Ley no escrita y La Ley Escrita.

La Ley no escrita comprende los Landmarks, que no son otra cosa que los Usos y Costumbres, y una forma de defenderse las cuatro Logias fundadoras de las otras Logias que ya eran muy numerosas (en 1.723 las 4 Logias fundadoras ya eran minoría).

Sin embargo, algunas de las principales organizaciones masónicas discrepan sobre cuáles deben ser los criterios de regularidad. Como, además, muchas de ellas, aun manteniendo intactos varios principios fundamentales, han modificado tales criterios en un sentido u otro, el contenido del término está sometido a un debate abierto, generando importantes divisiones en la fraternidad masónica.

Las Grandes Potencias Masónicas del Universo coinciden al definir sus Principios en que la Francmasonería tiene por objeto el desarrollo de la solidaridad humana, el mejoramiento espiritual, intelectual y moral de sus miembros y la formación de una conciencia universal de fraternidad entre los hombres. Persigue el conocimiento de la Verdad; sostiene la Justicia como única norma que regula la conducta de los hom­bres y proclama la Libertad y la Igualdad, como derechos substanciales del ser humano; coinciden igualmente en que la condición de Masón no se pierde jamás, basándose para ello en que la Iniciación es un proceso interior del individuo, el cual, asistido por sus Hermanos y con la Gracia del Gran Arquitecto del Universo, "ha visto la Verdadera Luz".

Por consiguiente, son masones regulares los que han visto la Luz Iniciática dentro de las condiciones señaladas por los Antiguos Linderos, vale decir:

a).- En una Logia presidida por un Vene­rable Maestro y dos Vigilantes.

b).- En una Logia que trabaje a cubierto en un Templo debidamente consagrado.

c).- Que cree en la existencia de un Ser Su­premo, fuerza reguladora como el Arquitecto del Universo.

d).- Que en su Iniciación, al obligarse en la Francmasonería, ha prestado sus promesas en el Ara o Altar de los Juramentos ante las tres Grandes Luces de la Francmasonería; a saber: el Volumen de la Ley, la Escuadra y el Compás.

e).- Que un quórum de siete o más Her­manos lo han asistido y acompañado en su solemne Iniciación.



Los masones regulares son Activos, cuando concurren a su Logia en forma asidua y se mantienen a plomo con el Tesorero.

Los masones regulares son Inactivos cuando dejan de asistir o cotizar por razones justificables y obtienen para ello licencia de su Taller.

Los masones regulares son Suspendidos, cuando así fueren declarados por la Gran Maestría para su sometimiento a juicio o por sentencia ejecutoriada por los Tribunales de Justicia Masónica competentes.

Los masones regulares son Retirados o en Sueños cuando han solicitado y obtenido su Quite o Cese, o por la Carta de Retiro en Orden.

Por consiguiente, han de considerarse "Irregulares" solamente a aquellos que hubieren obtenido los secretos de la Iniciación prescindiendo de cualquiera de las condiciones enumeradas en los incisos a), b) c), d), y e) antes mencionados o que por sus actos contrarios con la ley, la moral y la fraternidad han sido "irradiados" de la Orden por sentencia ejecutoria de los Tribunales de Justicia Masónica competentes, habiendo previamente ejercido sus derechos básicos de legítima defensa.

En la actualidad, la Regularidad de las Logias es dada por la Carta de Patente expedida por una Gran Logia y la Regularidad de las Grandes Logias  está dada por el reconocimiento que le brinden otras Grandes Potencias Masónicas.

Para formar una Logia Regular, siete o mas Maestros Masones habrán de solicitar a una Gran Logia la expedición de su Carta de Patente, “sometiéndose"  tácitamente a la Constitución, Estatutos, Acuerdos, Decretos y Resoluciones de la Gran Logia a la cual solicitan federarse. 

Por consiguiente, en salvaguarda de las genuinas fuentes del Derecho Masónico las Logias y Grandes Logias así constituidas merecen el reconocimiento, el respeto y el apoyo de todos los Masones, Logias y Grandes Logias del Universo.

El contraste que tiende a desaparecer por anacrónico, ilegal, anti fraternal retrogrado es el de las Grandes Logias que se tildan de poseedoras del "monopolio de la fraternidad" arguyendo como tesis el concepto de Carta Fraternal, la cual es de total invalidez  pues las Grandes Logias ejercen "Jurisdicción Funcional" sobre las Logias de su obediencia, siendo la "Jurisdicción Territorial" atributo irrenunciable y no compartible del Estado que nos cobija.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada