martes, 28 de enero de 2014

Hablando de...La huella masónica de Martí

En mayo de 1908, Fermín Valdés Domínguez publicó en el periódico El Triunfo, dos artículos bajo un título: Ofrenda de hermano, en uno de los cuales afirmaba que Martí había desempeñado el cargo de orador en una logia de España; testimonio que desató una polémica, centrada en la falta de pruebas documentales que avalaran el hecho.

Aunque los más importantes biógrafos e investigadores de la vida y la obra de Martí dieron por sentado que el Maestro fue masón, la Gran Logia de Cuba se dio a la tarea de investigar la existencia de indicios que confirmasen la militancia masónica del Apóstol. Estas gestiones se realizaron en España, México y los Estados Unidos, países donde Martí desarrolló sus más importantes actividades como exiliado.

 
Miguel Ángel Valdés, miembro de la sección de Historia de la Academia Cubana de Altos Estudios Masónicos, encontró datos de interés al respecto; los cuales publicó, en 1937, en el folleto “Martí masón”.

Los elementos más significativos son:

1. Aparece reflejada la visita de los masones cubanos Máximo Gómez, José Martí y Antonio Maceo a la logia Prince Hall No. 38, anteriormente Sol de Cuba. Maceo fue nombrado miembro honorario de la misma. Esta logia se encuentra bajo la jurisdicción de Most Worshipful Grand Lodge of de Most Ancient and Honorable Fraternity of F & A. Masons Prince Hall.

2. El testimonio de Juan Gómez Valdés, médico de la columna española que dirigía el coronel Ximénez de Sandoval, quien dejó una nota clavada en un árbol, con estas palabras: “Llevamos a Martí herido; si somos atacados le daremos muerte. Sandoval”, enlazando los nombres de Martí y Sandoval con una cruz y una rosa, símbolo del grado 18 de la Masonería.

Más recientemente, el licenciado Samuel Sánchez Gálvez, encontró en los archivos de la logia Fernandina de Jagua, de Cienfuegos, documentos firmados por Martí como secretario de la logia Caballeros Cruzados No. 62, radicada en Madrid. Este hallazgo corrobora la afirmación que en 1899 hizo el Dr. Francisco Solano Ramos, referente a que él había presentado a Martí “en una logia del Gran Oriente Lusitano Unido”.

Además, en el museo masónico apareció un diploma expedido por la logia Armonía No. 36, a nombre de Fermín Valdés Domínguez, en el cual consta que Fermín poseía en grado 18 del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

En las pesquisas efectuadas consta que:

Martí fue iniciado en la logia Caballeros Cruzados”, de Madrid, entre los meses de marzo y abril de 1871. Fue Secretario de dicha logia. En septiembre de 1872 es el orador de la logia Armonía #36. Visitó la logia Sol de Cuba, en New York, en compañía de Máximo Gómez y Antonio Maceo. El médico Juan Gómez Valdés reconocía a Martí como grado 18 del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

Aunque aún quedan hechos por precisar, puede afirmarse, sin ninguna duda, que Martí fue masón
Fuente:  http://fenix137rls.blogspot.com/

Celta.·.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada