sábado, 16 de noviembre de 2013

Historia y Tradición...“EL FATAL SITIO DE LA PUERTA”

 


La balanza de la emancipación, tuvo dos sitios antagónicos: la Gloriosa Sabana de Carabobo donde el 28 de mayo de 1814 Bolívar derrotó al ejército del general Juan Manuel Cajigal y Niño, y el 24 de junio de 1821, a las fuerzas del general Miguel de La Torre y Pando, batalla denominada como “la decisiva”; en cambio en el sitio de La Puerta, cerca de San Juan de Los Morros, la suerte fue adversa en tres ocasiones para las fuerzas republicanas.

La primera derrota, sucede el 3 de febrero de 1814, cuando el temible asturiano José Tomás Boves, procedente de la población de Calabozo, con 3400 llaneros venezolanos, la mayoría de caballería, combate contra el valeroso comandante español Vicente Campo Elías y sus 1800 soldados; jefe incorporado a las fuerzas de Bolívar en Mérida en mayo de 1813; Campo Elías no pudo contra las acometidas realistas; en esa acción Boves resultó gravemente herido; sus fuerzas se movilizan hacia La Victoria.

El segundo revés, ocurre el 15 de junio de 1814, cuando Boves recuperado de las heridas, se enfrenta con 4000 lanceros a caballo y 3000 infantes al ejército de Bolívar y Mariño integrado por 3000 efectivos. Bolívar apenas llegaba de Caracas con refuerzos, cuando observa que Mariño en vez de esperarlo en Villa de Cura, encontrándose en condiciones desventajosas presenta combate al ejército de Boves.

 El Libertador con sus fuerzas cansadas por el desplazamiento, se empeña en combate para salvar la situación, pero la caballería enemiga, arrolla las fuerzas republicanas, retirándose en diferentes direcciones; en el funesto lugar mueren el ministro de hacienda, el prócer civil Antonio Muñoz Tébar, el coronel Ramón García de Sena y teniente coronel Manuel Aldao entre otros, igualmente son hechos prisioneros el coronel Diego Jalón, español en las filas patriotas, quien fue fusilado en Villa de Cura, y el joven capitán Pedro Sucre, hermano del futuro Mariscal de Ayacucho, fusilado por Boves en la población de La Victoria. 

Este combate facilitó la caída de la Segunda República. Bolívar llega el 17 de junio a Caracas para organizar la defensa contra el asturiano, movilizado inicialmente a Valencia causando estragos a la población valenciana. Ante la inminente llegada del jefe realista a Caracas, el 7 de julio, en una mañana lluviosa se movilizan 20.000 personas de Caracas hacia Barcelona y Cumaná, protegidos por 1.200 efectivos, la historia denomina esta difícil situación vivida por la población civil como la “Emigración de Oriente”, verdadero calvario de la emancipación; de cada tres personas, una llegaba a su destino. Durante veinticinco días se desplazan a través de selvas, montañas, ríos y llanuras; mujeres, niños, ancianos y enfermo; sufrieron el acoso de la plaga, el hambre, la sed y el cansancio.

El tercer fracaso sucedió cuando las fuerzas del Libertador se enfrentaron el 16 de marzo de 1818, en la quebrada Semen de La Puerta, a las del veterano jefe realista general Pablo Morillo”. Por parte de los republicanos resultaron con heridas: los generales Rafael Urdaneta, Pedro León Torres y José Antonio Anzoátegui; al inicio de las acciones, Bolívar combatía exitosamente contra el general Francisco Tomás Morales y cuando éste era perseguido, apareció Morillo con tropas frescas, cambiando la victoria inicial por una lamentable pérdida, Morillo quien a pesar de triunfar, resultó mal herido en la cadera de un lanzazo, tuvieron que trasladarlo a través del lago de Valencia para su atención en la “ciudad del Cabriales. 

Las derrotas enseñan a no doblegarse; Morillo decía que “Bolívar era más peligroso vencido que triunfador”; en su palabras finales del Manifiesto de Carúpano, el Libertador dijo “Dios concede la victoria a la constancia”. El 24 de junio de 1921, al cumplirse el primer centenario de la realización de la batalla de Carabobo, el presidente, general Juan Vicente Gómez, decretó la construcción del Arco de triunfo para honrar a los forjadores de la nacionalidad; igualmente al conmemorarse el 17 de diciembre de 1930, los cien años de la muerte del Libertador, el más grande de los venezolanos y americanos, el mismo Gómez, ordena la construcción del Monumento Alegórico, ubicado al Oeste del Arco de Triunfo, majestuosa obra donde se colocaron las rocas del fatal sitio de La Puerta, testigo mudo de tres acciones bélicas negativas para la causa emancipadora, reveses que sirvieron para fortalecer el espíritu de lucha y la voluntad de vencer, símbolo del valor espartano de los republicanos enfrentándose a fuerzas superiores en efectivos, mas no en patriotismo, soldados que no preguntaban cuántos son, sino donde están, ellos regaron con su sangre no perdida, los caminos de la redención de los pueblos.

Eumenes Fuguet Borregales
E.·. V.·. M.·. 2002
de la R.·. L.·. Sol de América Nº 37
-----------------------
General de Brigada.
Miembro de Número de la Academia de la Historia del Edo. Carabobo.
Miembro de la Sociedad Bolivariana de Venezuela.
Miembro de la Sociedad Divulgadora de la Historia Militar de Venezuela.
Director de la Revista Internacional Historia y Tradición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada