martes, 18 de marzo de 2014

HABLANDO DE ...CAMBIOS TRASCEDENTALES PARA SER FELIZ




Por; VICTOR MANUEL GUZMAN VILLENA


Para alcanzar la felicidad nuestro comportamiento debe tener un cambio trascendental, eliminado lo negativo e introduciendo actitudes positivos. Para ello hay que tener determinación, acción y esfuerzo y así iremos desarrollando nuestra convicción. Para ello es fundamental el aprendizaje y la educación porque nos ayudan a desarrollar el convencimiento de que necesitamos cambiar y aumentar nuestro compromiso con este proceso interno.

La convicción ha de cultivarse para convertirla en determinación. Y a continuación, la determinación se transforma en acción; una determinación firme nos permite realizar un esfuerzo continuado para poner en marcha los verdaderos cambios. Este factor es decisivo.

Así por ejemplo, si se quiere dejar de fumar, lo primero es ser consciente de que fumar es nocivo para el cuerpo. Por tanto, tenemos que educarnos sobre los efectos nocivos del tabaco que ha permitido modificar los comportamientos de mucha gente. Pero esta educación no es suficiente si no vamos incrementando nuestra consciencia hasta que lleve a una firme convicción sobre lo  perjudicial que es para la salud del adicto y del entorno. Esto fortalece a su vez su determinación de cambiar. Finalmente, hay que realizar un esfuerzo para establecer nuevos hábitos. Ese es el proceso de cambio, cualquiera que sea el objetivo.

Al margen del comportamiento que intentemos cambiar, del objetivo hacia el que se dirija los esfuerzos, necesitamos desarrollar una fuerte voluntad o deseo de hacerlo. Necesitamos gran entusiasmo. En este aspecto el sentido de la urgencia es un factor clave que ayuda a superar los problemas. Por ejemplo, el conocimiento que se posee sobre los grandes efectos del sida ha creado en muchas personas la necesidad perentoria de modificar el comportamiento sexual. Con  frecuencia, una vez que se ha obtenido la información adecuada, surge la seriedad y el compromiso.

Así pues, la urgencia puede impulsar enérgicamente el cambio. En un movimiento político el afán de ganar una elección  puede llegar hasta un punto de que sus seguidores  en el entusiasmo de desarrollar acciones se olviden del hambre y el cansancio en la búsqueda de sus objetivos de llegar al poder. El sentido de lo perentorio no sólo ayuda a superar los problemas personales, sino también los comunitarios.

Para desarrollar el entusiasmo, lo primero es estimular la consciencia, de modo que cuando se  en todos los preciosos momentos de nuestra vida. Para ello hay que dejar a un lado la apatía para cambiar nuestros estilo de vida, así por ejemplo, dormir lo suficiente, seguir una  dieta saludable, abstenerse de tomar alcohol, drogas, cigarrillos ayuda a mantener la mente clara y en alerta. Para superar la apatía y generar compromiso y entusiasmo que nos permita cambiar nuestros comportamientos o estados mentales negativos, creo que el método más efectivo y la única solución es ser siempre consciente de los efectos destructivos del comportamiento negativo. Claro que es difícil porque algunos comportamientos negativos y formas de pensar están fuertemente arraigados, así como lo difícil que resulta cambar a la gente, porque hay resistencia al cambio, pese a que la gente desea introducir cambios positivos en su vida, tener comportamientos más sanos, pero allí interviene la inercia o resistencia. Para ello hay que tratar de superar cualquier condicionamiento  negativo y efectuar cambios positivos, teniendo en cuenta que estos cambios no se producen de la noche a la mañana, sino que viene a través de la familiarización gradual del proceso. Solo los que tienen  una voluntad férrea pueden hacerlo de inmediato y lo eliminan de su vida en un solo acto.
conjuga con la comprensión surge en nosotros la urgente necesidad de utilizarla provechosamente

Por tanto es fundamental para el cambio y alcanzar los objetivos generar decisiones y entusiasmo como factores determinantes en el arte de alcanzar la libertad. Tengamos en cuenta que el impulso y la decisión no se utilizan únicamente para buscar el éxito mundano, sino que se desarrollan a medida que se obtiene una comprensión más clara de los factores que conducen a la verdadera felicidad y se utilizan en la búsqueda de objetivos superiores, como es el crecimiento personal.

El esfuerzo es un factor decisivo para establecer nuevos condicionamientos. La idea de que podemos cambiar nuestros comportamientos y pensamientos negativos mediante un nuevo condicionamiento constituye un fundamento hoy en la psicología conductiva ya que las personas han aprendido a ser como son, de modo que adoptando nuevos condicionamientos se puede resolver una amplia gama de problemas.
Aunque la ciencia ha revelado recientemente que la predisposición genética de la persona tiene un papel muy claro en las respuestas del individuo ante el mundo, muchos psicólogos creen que buena parte de nuestra forma de comportarnos, de pensar y de sentir viene determinada en el aprendizaje y el condicionamiento, es decir, por la educación  y las fuerzas sociales y culturales. Y puesto que los comportamientos son reforzados por el hábito, se nos abre la posibilidad, de erradicar el condicionamiento nocivo y restituirlo por uno útil, la vida.

Realizar un esfuerzo continuado para cambiar el comportamiento no sólo es útil para superar los
malos hábitos, sino también para cambiar nuestros sentimientos fundamentales. Los experimentos han demostrado que así como nuestras actitudes determinan nuestro comportamiento, idea comúnmente aceptada, el comportamiento también puede cambiar nuestras actitudes y esto se puede apreciar en los gestos inducidos como fruncir el entrecejo o sonreír, tienden a producir las correspondientes emociones de cólera o felicidad, lo que sugiere que el simple hecho de hacer puede producir un verdadero cambio interno.

Con un simple acto de ayudar regularmente a los demás podemos desarrollar genuinos sentimientos de una verdadera transformación solo precisa realizar este esfuerzo en forma continua ya que con estas afirmaciones positivas vamos descubriendo nuestro niño interior.

Al emprender el camino del cambio, es importante establecer expectativas razonables, ya que si son demasiado elevadas nos estaríamos encaminando a una desilusión y si son demasiadas bajas puede desalentar nuestra voluntad de enfrentarnos a las limitaciones y condicionamientos y no podremos desarrollar nuestros potenciales, por lo que es importante nunca perder de vista la importancia de mantener una actitud realista, de ser sensible y respetuoso ante la realidad de la situación a medida que se avanza por el camino de la transformación. Hay que conocer las dificultades  que nos encontramos y que quizá se necesite tiempo y esfuerzo coherente para superarlo. Por lo que es fundamental establecer una clara distinción entre los propios ideales y los métodos mediante los que se juzga el progreso, por lo que siempre buscaremos el equilibrio entre la expectativa y la esperanza y así iremos modificando los comportamientos y actitudes negativas hasta llegar a erradicar sin esfuerzo lo que es nocivo para nuestra vida para irnos acercando de esta manera a una felicidad duradera.



Fuente:lapuertamagica.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada