miércoles, 7 de noviembre de 2012

Talento Masónico...Cómo ser un buen mentor?



La responsabilidad de un buen mentor en una empresa, debe ser modelo a seguir, es la representación masónica del Segundo Vigilante, quien tiene la enorme responsabilidad de guiar a los aprendices en los inicios de su “carrera” masónica…Pero, quien dice que las logias masónicas no son modelos empresariales!?

Un mentor es aquel que ayuda a otra persona con menos experiencia para que adquiera o desarrolle los conocimientos, capacidades y carácter que le sean necesarios para alcanzar sus metas en la empresa. Lo hace principalmente para que se encuentren preparados ante un nuevo puesto o nuevas responsabilidades o nuevas metas. Debe poder diferenciarse el mentoring del coaching, ya que aunque ambos pretenden aleccionar a una persona no son la misma cosa y tienen diferencias.

Para poder ser un buen mentor, se debe enseñar y mostrar los beneficios de los conocimientos y experiencia con los que se cuentan, además de explicaciones de cómo manejar situaciones para que el aprendiz vaya desarrollando la habilidad en cada situación y para resolver problemas que se puedan dar a lugar. Un buen mentor debe contar con una actitud muy positiva y un buen nivel de ética en el trabajo, ya que su principal labor va a ser ayudar a otra persona a ofrecer un buen rendimiento y hacer bien su trabajo.

Un buen mentor debe pensar en su aprendiz, estar realmente interesado en el desarrollo, crecimiento y éxito de las otras personas, una persona capaz pero también interesada en los demás.

Hay que ofrecer aliento a la otra persona, mostrarle que no hay que tener miedo al fracaso ni al éxito, que se debe seguir adelante, fomentando las ganas del aprendiz y resolviendo las dudas que vayan surgiendo.

Un aspecto clave de un mentor es enseñar a la otra persona a vestirse y actuar de manera correcta y de manera profesional. Hay que enseñarle las correctas etiquetas sociales en todos los aspectos que se relaciona con el trabajo, incluso se le debe indicar cuándo no está haciendo lo correcto o cuando lo está haciendo mal, preferiblemente en privado para no avergonzarlo o hacerlo sentir mal. También debe potenciar las principales competencias y capacidades con las que cuenta el aprendiz, debe ser capaz de compartir sus conocimientos y habilidades sin reservas.

Retar y desafiar a un aprendiz es un buen truco para que siga adquiriendo capacidades y consiguiendo nuevas cosas, afrontando nuevos retos y desarrollando su trabajo adecuadamente. Hay que darle buenas oportunidades dentro de sus capacidades y ofrecer nuevas metas.

Un buen mentor debe estar con su aprendiz durante toda su evolución asegurándose de que va bien, aconsejándole en lo que sea necesario y reconocer públicamente los méritos de su aprendiz.

Ser un mentor es una tarea cuyo principal premio es el reconocimiento y la satisfacción de haber hecho bien esta labor, por lo que es muy importante saber cómo ser un buen mentor, una persona que enseñe a otra persona en su trabajo a la que le guste el desarrollo de las personas, que ofrezca su conocimiento y experiencia además de sus mayores ganas.




Ser mentor significa tutorar....No torturar....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada