lunes, 26 de noviembre de 2012

Gala en la Academia de Historia del estado Carabobo de Venezuela.

Casa de la Estrella, sede del evento.



 
Dr. bernardino Marvez
Este sabado sábado 24 de noviembre a las 11.00 en la Academia de Historia del estado Carabobo en su sede de la Casa de la Estrella se vistio de gala con el  acto de ingreso como Miembro correspondiente de la Docta Corporación, del eximio doctor en medicina Bernardino Marvez, Hijo Ilustre de la población de Montalban en el estado Carabobo de Venezuela.

Libros parte de la donación
Asi mismo al calor de este acto, fueron entregadas sendas donaciones por la Fundación, Don Pedro Grases, eximio escritor el cual disfundió la obra de Simón Rodriguez y Andres Bello al mundo, esta entrega fue hecha de la mano de los Licenciados Maria Asunción Grases Presidenta y Carlos Maldonado Bourgoin Vice Presidente respectivamente de la fundación Don Pedreo Grases y la familia Perez Martinez, hace entrega de la biblioteca de Don Elisaúl Perez otro gran Venezolano, con lo cual se enriquece la Docta Academia de la Historia del Estado Carabobo. Fueron recibidas y muy agradecidas por el Doctor Enrique Mandry Llanos, Presidente de la Academia de la Historia del Estado Carabobo, en compñia del General Eumenes Fuguet Borregales, Vice-presidente.

 
familia Perez Martinez
Maria A. Grases y Carlos Maldonado

 Una vez proclamado el magno discurso de incorporación del Dr. Bernardino Marvez, el Vice presidente de la Acdmia de la Historia ofreció el correspondiente discurso de bienvenida y aceptación como miembro de numero de la docta Corporación; a continuación lo trancribimos;

Palabras de contestación y bienvenida al Dr. Bernardino Marvez Hernández.

Gral. Eumenes Fuguet B.
Cumpliendo las disposiciones reglamentarias establecidas por la ilustre Academia de Historia  del estado Carabobo, de ofrecer las palabras de contestación y bienvenida a un nuevo recipiendario, con mucha honra y satisfacción asumo este  encargo, no solo de cumplir un deber gremial, sino  por tratarse  del apreciado doctor Bernardino Marvez Hernández, galeno excepcional, adornado de una brillante y dilatada hoja de servicios; un verdadero libro abierto sin egoísmos, a quien me unen lazos de amistad, de intercambio de ideas y de un constante aprendizaje. De una reconocida actividad profesional, dedicación al estudio, abnegación, vocación de servicio y amplia sensibilidad humana; en su persona conjugamos: al médico, al poeta, al escritor, al  honorable servidor público, al responsable padre de familia y al entrañable amigo, cuyo norte es ser  útil antes que ser importante. 

En esta mañana nos ha presentado su trabajo de incorporación  como Miembro Correspondiente: “Don Torcuato Manzo Núñez, Sembrador de  excelencia”,  magnífica apología, que con suma atención acabamos de escuchar; esta elocuente pieza oratoria con sus  matizadas expresiones a las cuales nos tiene acostumbrado; es un significativo retrato personal y espiritual de Don Torcuato Manzo Núñez, su padrino, dilecto amigo y guía;  egregio paisano, que le dio proyección  a las múltiples y eficientes funciones públicas y privadas,  entre ellas  a esta institución rectora de la historia del estado Carabobo correspondiéndole el Sillón letra “E” como Individuo de Número fundador. 

El Dr. Bernardino Marvez, vio la luz primera en la pintoresca Montalbán de donde es “Hijo Ilustre”, con la connotación de ser  un  título solicitado por todas las fuerzas vivas del municipio; igualmente posee la “Orden de la Ciudad”.  

En la Biblia en Juan 4-44 se lee: “porque Jesús mismo dio testimonio de que el profeta no tiene honra en su propia tierra”- fin  de la cita; se refiere a la conocida sentencia: “nadie es profeta en su tierra”; en este caso  el Dr. Bernardino rompe esa axioma al ser reconocida  meritoriamente su efectiva labor en el lar nativo. Con una sólida formación profesional, científica e investigativa; egresa con el título de médico cirujano con Diploma de Honor en Clínicas Pediátricas, en la Universidad de los Andes, con posgrado en la Escuela de Graduados en la Universidad de Chile y en la Universidad Andrés Bello de esa hermana República. Ejerció en los Hospitales José Francisco  Molina Sierra y  Adolfo Prince Lara de Puerto Cabello; es el fundador  de la Cirugía Infantil de esos centros hospitalarios. Designado Jefe Emérito del Servicio de Cirugía Pediátrica del Hospital Universitario Dr. Ángel Larralde conocido como Hospital Carabobo. 

Durante 36 años se desempeñó en el Estado Mayor Especial del Destacamento Nro. 25 con sede en Puerto Cabello; no podía excluir  su benéfica actividad como médico adhonoren de Hogares  Sta. Ana en la población de Aguirre. 

Permítanme evocar en esta  oportunidad, a otro galeno, destacado por su desempeño profesional  y humanitario en beneficio de los  más desposeídos, su lema: “No me meto en los bolsillos las lágrimas de los pobres”, me refiero al calaboceño Francisco lazo Martí, reconocido también como un brillante escritor, autor de “La Silva Criolla”, superado a nivel nacional, solo por Don Andrés Bello, Padre de la Gramática Americana, quien después de 400 años, corrige la Gramática Castellana de su autor, el sevillano  Antonio Nebrija presentada a los reyes católicos en 1492, año de salida del descubridor Cristóbal Colón, y por  el marabino Rafael María Baralt, Primer Hispano en ingresar como Individuo de Número en la Real Academia de la Lengua española el 15 de septiembre de 1853.  

La prolífica pluma del Dr. Bernardino Marvez, ha dado origen a varias obras; es maravillosa su amplia capacidad de improvisar en prosa y verso, diríamos que la cualidad esencial de su inspiración, es la sencillez y fluidez de sus palabras que les permiten llegar a todo tipo de auditorio, satisfaciendo a los críticos más rigurosos, con su expresión diáfana y elegante. Innumerables son sus poemas dedicados a la vida, al gremio de la salud que tanto quiere, a la historia  y a lo sublime.  En una ocasión que nos trasladábamos desde Valencia hasta San Joaquín en una actividad institucional, tuve la suerte de escucharle una poesía de su cosecha, recitada desde la salida de su residencia hasta la llegada a  nuestro destino. 

La musa inspiradora lo impulsa escribir la letra de los himnos de: La Sociedad Venezolana de Cirugía Pediátrica, de la Fundación Ambiental de Venezuela Kathy Phelps, de la Asociación de Escritores del estado Carabobo, de la Biblioteca Dr. Guillermo Mujica Sevilla, de la Asociación  Panamericana de Cirugía Pediátrica con música del renombrado porteño Ítalo Pizzolante y del Himno de nuestra institución aprobado por unanimidad; gracias Dr. Bernardino por este imperecedero regalo. Los valiosos servicios prestados en su fructífera trayectoria profesional,  le han sido recompensados con diversos reconocimientos nacionales, estadales y municipales, verbigracia: Orden Sol de Carabobo en su 1ra.clase, Orden Mérito al Trabajo del Colegio de Médicos de esta entidad, placas, botones y diplomas.

 Escogido Padrino de la  VII promoción de cirujanos pediatras de la Ilustre Universidad de Carabobo y VI promoción del Hospital Ángel Larralde. Se desempeñó con lujo como Miembro del Tribunal Disciplinario, Secretario de Actas y Vicepresidente del Colegio de Médicos del estado Carabobo. Es miembro de nueve sociedades científicas y culturales;  nuestro recipiendario, es muy  solicitado  como Orador de Orden en diferentes actos de tipo oficial y gremial; es Orador vitalicio de la Sociedad Venezolana de Ultrasonido en Obstetricia y Ginecología. 

Felizmente casado con Doña Gloria Maritza Dávila Hernández, procrean seis hijos, destacados profesionales. En esta impecable presentación sobre Don Torcuato Manzo,” sembrador de excelencia”. Ha mostrado en forma amena y sintetizada, las múltiples facetas, legado e hidalguía del ilustre homenajeado, cubriendo las expectativas planteadas por la distinguida audiencia reunida en este augusto salón, testigo mudo del nacimiento de la República en 1830, cuando el Congreso sancionó la Constitución  el 22 de septiembre, con vigencia de 27 años. Instalación utilizada desde 1664, año de su construcción, para albergar al Hospital San Antonio de Padua. Esta vetusta edificación es declarada  Monumento Histórico Nacional en 1980 según Gaceta Oficial Nº 31.930.

 Imagino la satisfacción del Dr. Bernardino Marvez  con su brillante discurso ofrecido en este significativo acto de incorporación como Miembro Correspondiente, sustentado en la materialización de sus investigaciones, recuerdos, vivencias y conversaciones con los más allegados a Don Torcuato Manzo Núñez; de su presentación tomamos: “Este agricultor, como con gran placer y satisfacción se identificaba Torcuato, hombre de agudo intelecto, exquisito y elocuente orador, de sólida formación humanística, no se encierra en el campo que amaba con pasión, sino que despliega una constante y titánica labor pedagógica, cultural, económica, social y política, siempre en permanente búsqueda de la problemática que afecta al individuo, a la familia, a la comunidad y a los pueblos…recorrió la geografía venezolana cual  haz de luz itinerante diseñando horizontes dejando e cada pueblo a sus instituciones y a su gente, la esencia misma de su sabiduría”. Fin de la cita. El Dr. Bernardino como afectuosamente lo tratamos los que tenemos ese honor, nos ha  dejado como  punto de enseñanza  que: “La vida no cuenta los pasos, sino las huellas que ella deja”. Recordamos que una empresa tabacalera honra la memoria de Don Torcuato con una beca donada a la Universidad de los Llanos Ezequiel Zamora en Barinas para el desarrollo de la agricultura. Como también es importante mencionar la obra “Historia del estado Carabobo” editada por la presidencia de la República en 1981 con atinados enfoques regionales, la cual merece su reedición.  Don Simón Rodríguez, “Precursor de las escuelas técnicas en América”, denominado por el Libertador  “El Sócrates de Caracas”, nos dejó una gran verdad: “Los hombres no nacen cuando empiezan a ver la luz del nacimiento, sino cuando ellos empiezan a brillar con luz propia”. Dr. Bernardino Marvez, nos solidarizamos con usted en relación a los merecidos homenajes  propuestos para Don Torcuato Manzo Núñez y para el egregio doctor Efraín Inaudy Bolívar en su fechas aniversarias. Ilustre consocio, al darle la cordial y fraterna bienvenida en nombre de la Junta Directiva, Individuos de Número y Miembros Correspondientes, le transmito la satisfacción de tenerlo  como uno de los nuestros. Siéntase como en casa propia; mucho esperamos de su laboriosidad, conocimientos e iniciativas. Deseo concluir con la  I estrofa del Himno de esta ilustre Academia de Historia del estado Carabobo, obra  de su autoría:

                                          Ante Dios nuestro señor y su grandeza
     Por los pueblos su sino y trascendencia
Conservar, dar espacio a la historia  
Razón vital de nuestra academia
 Con la verdad consagrar su memoria

Señores;
Eumenes Fuguet Borregales
Gral. de Bgda.
Individuo de Número Sillón Letra “S

QQ.·.HH.·. Eumenes Fuguet B., José Rafael Otazo y Carlos Maldonado B.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada