domingo, 4 de mayo de 2014

Historia y Tradición... “LA SOCIEDAD BOLIVARIANA DE VENEZUELA”





El 9 de febrero de 1842, el presidente Páez, solicita al Congreso, traer desde Santa Marta, los venerados restos del Libertador; el 30 de abril se decreta el traslado hasta la Catedral de Caracas. 

El general en jefe Rafael Urdaneta, paradigma de máximas virtudes ciudadanas, reúne un grupo de personalidades civiles y militares, para crear un centro de permanente consagración a la memoria del “Padre de la Patria”, con la denominación de “Gran Sociedad Boliviana de Caracas”; a tal fin se organiza una Junta Directiva presidida por su fundador, el “Siempre leal”, Ministro de Guerra y Marina, la Vice Presidencia la ocupa el Dr. Tomás Sanabria, otros cargos los ocuparon José María Vargas, Gral. José María Carreño, Dr. Diego Bautista Urbaneja y Feliciano Palacios entre otros. 

Esta Sociedad como un ente privado, activada para el rescate de la proyección de la, obra y acción del más grande de los americanos, se funda el 28 de octubre de 1842, día de San Simón; realiza su primera reunión el 14 de noviembre de ese año; en esa memorable ocasión Urdaneta dijo: “…Nuestro objeto, es contribuir a la perpetuidad del renombre y fama de aquel ilustre caudillo de la libertad Suramericana”. 

El 31 de agosto de 1843, se sanciona el reglamento que establecía: celebrar los días 28 de octubre de cada año, el onomástico del Libertador, contribuir a la perpetuidad de su nombre y fama, establecer sociedades filiales en toda la República y en los países bolivarianos. En varias ciudades del interior se fundaron instituciones similares: En Barcelona el 7 de mayo de 1843, Trujillo 29 de mayo de 1843, Barquisimeto 8 de octubre de 1843, San Carlos 29 de octubre de 1843 y Valencia en 1843, contando como secretario a Fernando Bolívar, sobrino del “Padre de la patria”. Con la muerte de Urdaneta el 23 de agosto de 1845 y los cambios políticos en el país, la Sociedad, entra en decadencia.  En 1930 con motivo del centenario de la muerte del libertador, se trató de reactivar la institución. Un baluarte importante fue el coronel Carlos Sánchez, quien retoma el 28 de octubre de 1932, la responsabilidad de la institución en forma exitosa hasta el 17 de marzo de 1936; la Sociedad funcionaba con carácter privado hasta el mes de marzo de 1938. El presidente de la República, general en jefe Eleazar López Contreras, historiador apasionado, emite el Decreto del Ejecutivo Nacional Nro. 19.526 de fecha 23 de marzo de 1938, dándole la denominación de “Sociedad Bolivariana de Venezuela” con sede principal en Caracas y sedes en la capitales de estados y territorios federales.  El primer considerando del decreto dice: “Que el pueblo de Venezuela, alienta indestructibles sentimientos de gratitud hacia los fundadores de la Patria, y motiva al Gobierno Nacional estimular ese culto, mediante la creación y tutela de instituciones que tengan por objeto expreso, el honrar la memoria de aquellos varones meritísimos, de tal manera que los ideales generosos que ellos sustentaron, encuentren forma y correspondencia en la realización de beneficios directos para la República”

La Sociedad Bolivariana de Venezuela, como un ente apolítico, funciona en todos los rincones del país, en los países bolivarianos y en muchas ciudades del mundo; es la única institución que conmemora con cívico fervor el 28 de octubre, Día de San Simón, como fecha onomástica del Libertador.  Ha tenido como presidentes a personalidades de la talla de: Vicente Lecuna, Monseñor Nicolás Navarro, Cristóbal Mendoza, Luís Villalba Villalba, Mario Briceño Perozo, Ismael Puerta, Manuel Vicente Magallanes, Joaquín Indriago y Vinicio Romero, por mencionar algunos historiadores preocupados en enaltecer la noble misión de la institución histórica. Cada Junta Directiva tiene una permanencia de tres años, pudiendo ser reelegidos. 

Para ingresar a la institución histórica, se requiere ser mayor de dieciocho años, profesar los ideales bolivarianos y demostrar su identificación con la sociedad. En 1970, se activaron las sociedades bolivarianas estudiantiles, con la finalidad de inculcarles a los jóvenes estudiantes, el pensamiento de nuestros paladines emancipadores.  

 La sede nacional está ubicada en Caracas entre las esquinas de Traposos a San Jacinto, al lado de la Casa Natal. La segunda estrofa del Himno de la Sociedad Bolivariana reza: “Aquí tenga la mística un templo-Y Bolívar espléndido altar-donde siga orientando su ejemplo-a los pueblos que dio libertad.





Por;
Eumenes Fuguet Borregales E.·. V.·. M.·. 2002
de la R.·. L.·. Sol de América Nº 37
-----------------------
General de Brigada.
Miembro de Número de la Academia de la Historia del Edo. Carabobo.
Miembro de la Sociedad Bolivariana de Venezuela.
Miembro de la Sociedad Divulgadora de la Historia Militar de Venezuela.
Director de la Revista Internacional "Historia y Tradición".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada