martes, 22 de octubre de 2013

Actualidad...Declaración de los altos grados escoceses americanos


 
FEDERACIÓN AMERICANA DE SUPREMOS CONSEJOS DEL RITO ESCOCÉS ANTIGUO Y ACEPTADO 
 
(FASCREAA)
 
DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS
 
Los Supremos Consejos del Grado 33° que conforman la “Federación Americana de Supremos Consejos del Rito Escocés Antiguo y Aceptado” (FASCREAA), reunidos en el Cénit de Mendoza, República Argentina, el 29 de septiembre de 2013 (E.·.V.·.), en el marco de su III Asamblea General, y considerando que se hace necesario señalar para referencia futura un rumbo particular para el Hemisferio Occidental, basado en la Tradición Masónica y en las Constituciones llamadas de Federico de 1762 y 1786, en las Reformas de Lausana de 1875 y en la Declaración de Ginebra de 2005,


DECLARAN

1. Reafirmar con visión contemporánea el carácter iniciático, tradicional y progresivo del Rito Escocés Antiguo y Aceptado y la fidelidad a los antiguos usos y costumbres de la Masonería.

2. Reafirmar que los Altos Grados del Rito Escocés Antiguo y Aceptado son un verdadero Centro de Unión, representando una corriente filosófica y espiritual original, que concilia la Libertad Absoluta de Conciencia y el respeto a las concepciones metafísicas que son opciones personales de cada uno de sus miembros. Por ello reafirmamos el sentido adogmático del método de perfeccionamiento fraternal, filosófico y caballeresco que anima al Rito.

3. Reafirmar con fuerza el respeto a la dignidad humana trabajando por el perfeccionamiento social, combatiendo la ignorancia y la superstición, y rechazando toda opresión, segregación y discriminación. En particular, afirmamos nuestro compromiso con la incorporación de la mujer a la Iniciación y prácticas de los Altos Grados del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

4. Reafirmar que, si bien tradicionalmente las Grandes Constituciones dan facultad a los Supremos Consejos de trabajar en el grado 1º al 33º, hoy se entiende que los tres grados de la Masonería Simbólica corresponde que sean administrados de manera independiente por Obediencias Simbólicas, quedando el Supremo Consejo con la autoridad en todo lo que concierne a los grados 4º al 33º. Esto sin perjuicio del lugar que puedan ocupar los Altos Grados en las estructuras organizativas obedenciales.

5. Reafirmar que el Ser Humano como centralidad, tanto en sus derechos como en sus responsabilidades, y en el medio ambiente social y natural en el cual desarrolla sus actividades vitales, constituye la base de los trabajos, especulaciones y acciones del Rito Escocés Antiguo y Aceptado de la Masonería Universal.

6. Reafirmar su convicción de que son características indeclinables del Rito Escocés Antiguo y Aceptado la búsqueda incesante de la Verdad y de la Justicia a la luz del Conocimiento, el respeto de los Derechos Humanos y de los Principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad. En particular reafirman su defensa de la Democracia, el respeto de los derechos de las minorías, el fomento de la Libertad de Conciencia y de la Laicidad, y del rol de la Educación integral y solidaria como la manera más idónea para la formación de ciudadanos libres, responsables y comprometidos con su realidad.

7. Reafirmar su propósito de promover la mayor colaboración entre los Masones enfocado hacia el fortalecimiento y unidad de la Orden Masónica, fomentando la integración progresiva de los pueblos y países del continente americano, pero abrazando a la Humanidad entera en coherencia con nuestros ideales universalistas.

8. Reafirmar el carácter de progreso de la Masonería, que tiene asimismo por objeto “la Unión, la Felicidad, y el Bienestar de la familia humana en general y de cada hombre en particular. Y que debe, pues, trabajar con confianza y energía y hacer incesantes esfuerzos por conseguir esos objetos, únicos que reconocen dignos de ella”, al tenor de las “Nuevas Instituciones Secretas y Fundamentos” de 1786.

9. Reafirmar la vigencia del postulado contenido en el artículo II de la Constitución llamada de Federico de 1786, que sostiene que el Soberano Gran Inspector “tiene como misión y peculiar deber el instruir e ilustrar a los Hermanos; conservar entre ellos la Caridad, la Unión y el Amor Fraternal, y dedicarse, por último, y en todas partes, a ejercitar la Paz y la Misericordia”, obligación que FASCREAA entiende se debe cumplir prioritariamente con el ejemplo.

Aprobado en el Cénit de Mendoza, República Argentina, a los veintinueve (29) días del mes de septiembre del año 2013 (E:. V:.)

(Firmado por los Supremos Consejos del REAA de la Federación Americana de Supremos Consejos presentes.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada