jueves, 13 de septiembre de 2012

Discurso con motivo del aniversario de la Resp. Log. Sol de América Nro. 37 Or:. Caracas, Venezuela




Agradezco altamente la distinción con que me honran mis QQ:.HH:.de la querida, centenaria y respetada Logia Sol de América Nº. 37, en la persona del Q:.H:. Venerable Maestro, de sus dignidades, oficiales y QQ:.HH: todos los que conforman el augusto taller, al designarme Orador de Orden para esta fraterna reunión que conmemora los 129º años de su fundación. El Q:.H:. Simón Rodríguez nos dejó una gran verdad: “los hombres no nacen al ver la luz del nacimiento, sino cuando ellos empiezan  alumbrar con luz propia”. Nuestra permanente gratitud a los QQ:.HH:., que tuvieron la feliz iniciativa de fundar esta Respetable Logia el 20 de agosto de 1862, con la denominación Sol de América Nº. 50, bajo la veneratura del Q:.H:. Francisco de Paula Quintero, junto a 26 QQ:.HH:., designación que en julio de 1885, cambia a Sol de América Nº. 37.Ellos dieron pasos acertados cuando iniciaron con entusiasmo el amplio camino sobre los mosaicos, sembraron una semilla de fecundos frutos, que la han llevado a ser una verdadera Logia élite de la masonería venezolana, subordinada a la Muy Respetable Gran Logia de Venezuela, instalada el 24 de junio de 1824, bajo la denominación “Gran Logia de la Gran Colombia”; que fue cambiada por su nombre actual, el 9 de septiembre de 1838. Las dignidades de esta querida logia centenaria en 1886, gestionaron con gran éxito la libertad de QQ:.HH:.y ciudadanos que se encontraban detenidos en el castillo San Felipe de Puerto Cabello, igual diligencia de resultados positivos fueron gestionados para el Q:.H:. José Fernández, quien se encontraba detenido en Puerto Rico, injustamente.Es innegable el significado e importante participación de los hombres libres y de buenas costumbres, quienes con sabiduría verdadera indicaron la senda a transitar en beneficio de la emancipación y el progreso de los pueblos oprimidos, de cuya excelsa formación, nace el pensamiento del Q:.H:. José Martí al afirmar que: “la masonería es la mejor escuela para formar  ciudadanos”. En su amplia gama de prohombres destacados, Venezuela ha dado para sí y para la humanidad, a cinco grandes embajadores, que al inspirarse en los postulados masónicos, dieron todo de sí, sin esperar nada a cambio, para trascender en la historia por todos los tiempos. En este selecto pentagrama, destaca “el Más Universal de los venezolanos”, Generalísimo Francisco de Miranda, hombre de gesta asombrosa, persistente y cosmopolita, que inspiró a las Logias Operativas y sus Agentes, a concretar la libertad de los países que hoy conforman gran parte de Latinoamérica. Simón Bolívar, El Libertador, verdadero hombre “de a caballo” que logró recorrer impresionantes distancias, sobre el gran Palomo, sobre mulas y yeguas, para lograr un impresionante recorrido de libertad que llegó a totalizar 65 mil kilómetros, un espacio equivalente a vuelta y media al diámetro de la tierra, diez veces más que el recorrido de Aníbal, tres veces más que el de Alejandro Magno y el doble de Napoleón. En este impresionante recorrido, Bolívar alcanza grado superlativo de proezas, al lograr su heroico Paso de Los Andes, conceptualizada como una de las más grandes hazañas de la historia, la cual formó parte de su sacrificada y exitosa gesta que permitió la libertad de 4 millones Ochocientos mil kilómetros cuadrados, extensión que permitió conformar un manojo de seis naciones libres. De nuestros literatos y poetas universales, Venezuela está orgullosa de haber engendrado a Don Andrés Bello, “Padre de la Gramática americana”. Y qué decir de Don Simón Rodríguez, El Gran Robinson Bolivariano, fundador de escuelas técnicas. Para completar el hermoso pentagrama de QQHH, forjadores de libertades y de cultura americana, debemos mencionar a nuestro Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre, “el prócer más puro de la independencia americana” y “caballero de la historia”. Raíces históricas de la institución masónica universal, revelan, que en el siglo XIII, los obreros denominados macons-masones, a quienes correspondió la construcción de castillos y catedrales, apenas tenían tiempo libre, corrían presurosos a reunirse muy cerca de su lugar de trabajo, en viviendas que fueron conocidas como loges-logia, lugares donde se discutían reglamentos de organización y funcionamiento. Al retrotraernos en el tiempo para hurgar en nuestro glorioso pasado, encontramos centenares de páginas doradas, escritas con la tinta del honor y del sacrificio. En estas páginas de oro, que compilan sucesos inmemoriales e inolvidables, resalta la fracasada sublevación de San Blas, España, encabezada por revolucionarios que habían pertenecido a la Logia matritense “España”, la más antigua de la península ibérica, fundada en 1728. El grupo rebelde había organizado una conspiración para derrocar al régimen monárquico e instaurar una República, mediante un golpe de Estado que debía ejecutarse el 3 de febrero de 1797, Día de San Blas, pero fue delatado. Aquel evento, sucedido en la madre patria, resultará de graves consecuencias para sus principales promotores, todos con profesión definida y QQ:.HH:., que al ser descubiertos, fueron extrañados de España y destinados a cárceles de América. En el grupo de conjurados, llegan prisioneros a La Guaira, los profesores Juan Bautista Picornell, Manuel Campomanes, Sebastián Andrés y José Lax, destacados hermanos que al sostener múltiples conversaciones secretas con los protomártires José María España y Manuel Gual, logran influir su pensamiento y acción, al darles a conocer los postulados inmortales de la revolución francesa de: libertad, igualdad y fraternidad, principios universales que inspiraron la Conjura de GUAL Y ESPAÑA, en 1797 y que debió concretarse el 16 de julio, día de la virgen del Carmen. Al ser delatada, la Conspiración se aborta y provoca la reacción española, que de inmediato procede a detener numerosas personas en La Guaira y Caracas, mientras ponía precio a la cabeza de Gual y España. A pesar del riesgo que corría su vida, España regresa a La Guaira a fines de enero de 1799, logrando por tres meses permanecer escondido en su casa de Macuto, donde preparaba una rebelión contra el nuevo gobernador Manuel Guevara Vasconcelos. Al ser traicionado por un esclavo, España fue arrestado y llevado a Caracas a finales de abril, donde fue juzgado sumariamente, y condenado a muerte, el 6 de mayo. Antes de su ejecución en la Plaza Mayor de Caracas, el 8 de mayo de 1799, el Q:.H:.y protomártir, José María España, exclamó  proféticas palabras: “no pasará mucho tiempo sin que mis cenizas sean honradas”. 11 años después, el 14 de julio de 1811, en el mismo sitio de su martirio y desmembramiento, sus dos hijos, José María y Prudencio, izaban la recién creada Bandera Tricolor ideada por Miranda, la misma  que estaría al frente y sin flecos, en 490 gloriosas acciones de combate durante la guerra de independencia. Manuel Gual permaneció oculto en Trinidad, logrando comunicarse por correspondencia con el Precursor Francisco de Miranda, quien en Londres, continuaba afanoso en la búsqueda del apoyo inglés que nunca se concretaría. La Conspiración de Gual y España, con gran repercusión en el tiempo, ha sido considerada el movimiento precursor mejor organizado, en el cual participaron noventa patriotas que contaban con himno y bandera, que con el tiempo se transformaría en la enseña del actual estado Vargas. El “Padre de la Masonería Hispanoamericana”, el QQHH “Francisco “libertad” Miranda, fue iniciado en Filadelfia en 1783, de la mano de los QQ:.HH:.el francés Manuel La Fayette y el norteamericano George Washington. Durante su estancia en Londres, en 1798, funda en su residencia de Grafton Street, “La Gran Reunión Americana”, con jóvenes de avanzada, como lo fueron: Bolívar, José de San Martín, Bernardo Monteagudo, Vicente Rocafuerte, Antonio Nariño y el joven Bernardo O´Higgins, futuro Libertador de Chile, enviado por el Q:.H:. Miranda a Cádiz con instrucciones para fundar la Logia de los Caballeros Racionales, denominadas en Argentina y Chile Logias lautarinas en honor al valeroso cacique Lautaro, inmolado defendiendo a su raza. El  Q:.H:  Miranda comprometía a los iniciados con un profundo juramento: “Juro no reconocer como legítimos, a las autoridades que no emanen de la libre y espontánea voluntad de los pueblos oprimidos”, concluyendo siempre con sabias palabras: “repudio a los tiranos y a las tiranías”. La historia imparcial y sin apasionamiento, registra en sus páginas palabras que concretan alta justicia histórica: “no tiene mancha el nombre de Miranda”.Es oportuno recordar al sacerdote jesuita, el Q:.H:.peruano Juan Pablo Viscardo Guzmán, expulsado de América por orden de Carlos III, junto a todos los integrantes de la orden sacerdotal en febrero de 1767, quien escribió su gran “Carta a los Españoles Americanos”, borrador que fuera entregado a Miranda en Londres, que al estar editado, inspiró redactar la Proclama leída en Coro el 4 de agosto de 1806. Motivó igualmente otros documentos fundamentalescomo la visionaria Carta de Jamaica que en 1815 escribiera nuestro Q:.H:. El Libertador, y los grandes poemas “Alocución a la Poesía” en 1823 de la excepcional pluma  del Q:.H:. Andrés Bello, en su larga y fructífera etapa londinense. Debemos estar conscientes que la independencia no fue un hecho casual, ni fortuito. Todo lo contrario, fue una larga etapa de infortunios, de éxitos y fracasos, que lograron profundizar raíces de gran conocimiento y conducta, en jóvenes ávidos de gloria y heroísmo, inspirados filosóficos de la masonería, motivos por la cual es bien denominada: “la madrina de libertad en América y  heredera de los grandes forjadores de la humanidad”. A partir de 1808 se fundaron logias en: Margarita Cumaná, Carúpano, Barcelona, Caracas y así, sucesivamente, en todas las provincias venezolanas, siempre en continuo desarrollo y progreso. En el desarrollo y evolución de la masonería, se funden todas las religiones, razas, clases sociales, credos políticos y poderes, sin estorbarse entre sí, siendo más discreta que secreta; lo que hace la mano izquierda no lo sabe la derecha; de allí nuestro trato sin vacilaciones de “Querido Hermano”, hijos de la luz y del honor, que tiene como base la razón y el objetivo supremo de ser útiles, antes que ser importantes. Oportuna ocasión constituye esta efeméride, para evocar que la masonería venezolana ayudó a aliviar la suerte de severas epidemias de cólera y paludismo que azotaron nuestra patria en 1855 y 1856; generosa participación de nuestra institución, que motivó su reconocimiento oficial, al ser denominada: “Una sociedad eminentemente útil a la humanidad”.Los QQ:.HH:.de Valencia que en 1858 solicitaron una amnistía general para todos los presos políticos y desterrados, al Q:.H:. José Tadeo Monagas, Presidente de la República; igualmente lograron tocar el corazón del Q:.H:.Juan Crisóstomo Falcón Presidente de la República en marzo de 1863, para abolir la  pena máxima, a través de petición que se concreta el 18 de agosto del mismo año, al aplicarse el famoso “Decreto de las Garantías”, hecho que convirtió a Venezuela, en el primer país del mundo donde oficialmente fue abolida la pena de muerte. En la comunicación al Q:.H:. Juan Crisóstomo Falcón indicaban: “No puede haber felicidad donde se persiga a los ciudadanos y mediante el decreto del perdón, Venezuela ganará honra, provecho y gloria”. De aquellos hechos, nos viene  a la mente la referencia del pensador y escritor francés el Q:.H:.. Víctor Hugo: “Felicito a Venezuela por tener en su historia a un ciudadano como Falcón”. La masonería levantó al unísono  el 7 de octubre de 1862 la voz de la unión, concordia y tolerancia en la cruenta y difícil etapa de la Guerra Federal, también conocida como “Guerra Larga” o “Guerra de los cinco Años”. Recordemos las palabras  de nuestros hermanos, en los siguientes términos: “La guerra civil con sus horrorosas consecuencias se ha entronizado en Venezuela…produce rencillas odiosas entre familias, establece el alejamiento moral en la sociedad, que es el alimento primordial de las devastadoras luchas intestinas, ¡que desgracia!. La sociedad en su profundo abatimiento, exige el cumplimiento de nuestros deberes y quiere también que aparezcamos colocados a la altura de la paz y la caridad”. Desempolvando libros y rememorando acciones inmortales, encontramos que el caraqueño, el Q:.H:. Narciso López Urriola, tuvo el honor histórico de diseñar la bandera cubana, izada en la población de Cárdenas el 19 de mayo de 1850.Otra acción de libertad que nos revela la historia americana, la encontramos con el promotor de la independencia de Puerto Rico el Q:.H:.barinés,  Manuel Rojas Luzardo, comandante del ejército Libertador y quien diera el  histórico “Grito de Lares” el 23 de septiembre de 1868, fecha que hoy conmemora el Día de Independencia puertoriqueña. Profundizando aún más el accionar de este barinés, Miguel, Q:.H:.hermano carnal de Manuel, fue esposo en Puerto Rico de la heroína Mariana Bracetti, quien fuera  la bordadora de la bandera  del Estado Asociado, cuya vigencia se mantuvo hasta 1892.El prócer cubano  el Q:.H:. Antonio Maceo, reconocido “El Titán de Bronce”,  quien participara en el grito independentista de “Yara” el 10 de octubre de 1868, es hijo del venezolano Marcos Maceo, nacido en la Vela de Coro, familia con valor y dignidad, que supo luchar en rol protagónico logrando izar banderas de la libertad. La masonería es una organización universal, filantrópica, progresista, filosófica, iniciática y jerárquica. Es una escuela de virtudes ciudadanas, es un hogar y una familia, cuyo altar de la suprema razón, es lámpara inextinguible, encendida por el Gran Arquitecto del Universo, para proyectar la tolerancia, repudiar vicios, fanatismos, apatías e intolerancias, todos sectarismos que logran degradar al hombre ante la sociedad, porque el intolerante es como la pupila, mientras más luz entra, más se contrae. La Masonería es portadora de valores éticos, donde impera la igualdad en el derecho y el derecho en la igualdad. Hoy, nos convoca el fructífero pasado, exponiendo que el presente está vigente en su fragua de progresos que serán, las raíces del mañana. Es el reto que nos compromete, que nos une y  fortalece para ser cada vez, mejores masones, sinónimo de buen ciudadano.Cuando me preguntan que es la masonería, abrevio la respuesta diciéndoles: “los masones son los fundadores de la Cruz Roja Internacional, de los Boy Scouts, del Rotary Club y el Club de Leones, por solo mencionar, algunas instituciones que actúan como entidades solidarias con la humanidad”. La familia, nuestra familia, desempeña un papel importante, para saber entender y ayudar a los QQ:.H:.en el desempeño  eficiente de sus nobles responsabilidades y funciones masónicas. Sirva esta grata conmemoración, para estrechar nuestros vínculos fraternos, fortaleciendo cada eslabón que nos une, lo cual nos invita a continuar como sencillos talladores de la piedra, para convertirla en una valiosa pieza, creada por nuestra creatividad y comportamiento. No volvamos la mirada hacia el pasado, sólo para extasiarnos en su grandeza que nos enaltece… Nos corresponde hoy, seguir  preparándonos para acrecentar y perpetuar los principios que rigen nuestra gran institución masónica.Q:.H:. Ven:. Maestro:., Dignidades, Autoridades, QQ:.HH.. todos, reciban mis fraternas felicitaciones y mis votos por el indetenible progreso de la querida, respetada y centenaria Logia Sol de América Nro. 37.




Hurra.

Q:.H:. Eumenes Fuguet Borregales P.M 18

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada