viernes, 2 de octubre de 2015

Quien es quien en diplomacia...Wenceslao Urrutia Palacios, Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela en 1.858.




 Wenceslao Urrutia Palacios, fue un abogado, político y diplomático venezolano. Estudió en la Universidad Central de Venezuela, donde obtuvo el doctorado en jurisprudencia civil.

Durante el primer gobierno del general José Antonio Páez (1831-1835), forma parte de la Secretaría de la Presidencia de la República, pero al definirse las tendencias políticas del país, se alista en las filas liberales. A raíz de la Revolución de marzo de 1858, es nombrado ministro de Relaciones Exteriores por Julián Castro; a los pocos días, se producen en Caracas una serie de disturbios populares en demanda de sanciones contra José Tadeo Monagas, asilado desde el 15 de marzo en los predios de la Legación francesa; Urrutia reúne entonces el cuerpo diplomático, en particular a las misiones de  Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Brasil, los Países Bajos y España acreditados en el país y firman en Caracas el Documento que se conoce como el Protocolo Urrutia.

Esto logra que Monagas pase al asilo de la Legación al de una casa particular mediante la promesa, por parte del gobierno, de que le sería otorgado un salvoconducto que permitiera su salida del país a la mayor brevedad.

Este acuerdo, firmado el 25 de marzo de 1858 es conocido bajo el nombre de Protocolo Urrutia, 

Este Protocolo está enmarcado dentro de la llamada Revolución de Marzo. Se produce precisamente por el asilo del Presidente José Gregorio Monagas en la Legación francesa, a raíz de esta revolución; una vez instaurado el nuevo gobierno con Julián Castro a la cabeza, Monagas exige unas condiciones para salir de allí, a lo que Wenceslao Urrutia en nombre del Gobierno convoca a los representantes diplomáticos mencionados y firma el Protocolo.

Vale la pena que el ejecutivo no se sintió representado por Urrutia y pretendió desconocer las condiciones acordadas, argumentado que Urrutia se había excedido en sus atribuciones y que no tenía autoridad para negociar como lo había hecho. una inmensa poblada va a protestar frente a la Embajada, produciéndose disturbios y ocasionando una grave crisis, tanto política como diplomática.

Este  logró calmar a la muchedumbre, pero los miembros conservadores del nuevo gobierno, en desacuerdo con los términos del Protocolo, demoraron la expatriación prometida a Monagas y pretendieron desconocerlo Ante estas circunstancias, Urrutia decide renunciar a su cargo, quedando el gobierno en manos de los conservadores.

Tras la renuncia de Urrutia, Francia e Inglaterra amenazan con llevar a cabo un bloqueo de las costas venezolanas para exigir el cumplimiento del Protocolo. Fermín Toro, quien sustituye a Urrutia en la cartera de Relaciones Exteriores, logra persuadir a los diputados de la Convención de Valencia de apoyar el Protocolo. Finalmente tras resolverse la crisis, Monagas sale del país en julio de 1858. Por su parte, unido a la causa de la Federación Wenceslao Urrutia es trasladado en calidad de reo por conspiración y sublevación al islote de Bajo Seco, que se conoce como el primer campo de concentración de Venezuela.

Para 1868, es nombrado ministro de Hacienda y Crédito Público, pero a los pocos meses, Juan Crisóstomo Falcón lo excluye del Consejo de Ministros. Con el triunfo de la Revolución Azul, Urrutia se mantiene en la oposición brindándole apoyo a la figura de Antonio Guzmán Blanco. En los días siguientes al atentado perpetrado contra la residencia de éste (14.8.1869), bandas de «lincheros» continúan recorriendo las calles de Caracas. El 17 de agosto, es atacada la casa de Urrutia, de quien se sospecha es jefe del Comité Revolucionario Liberal. Ante la amenaza, Urrutia intenta escapar, escalando la pared divisoria con la casa vecina, perteneciente al coronel Lino José Revenga, ministro de Guerra, pero la emoción y el esfuerzo le ocasionaron la ruptura de una aneurisma que le provocó la muerte instantáneamente.

Sus restos reposan en el Panteón Nacional desde el 20 de abril de 1876.


  José Rafael Otazo M.
---------------------
Profesor Universitario.
Miembro Correspondiente de la Academia de la Lengua, capitulo Carabobo.
Miembro de la Ilustre Sociedad Bolivariana de Venezuela.
Miembro de la Digna Sociedad Divulgadora de la Historia Militar de Venezuela.
Miembro de La Asociación de Escritores del Estado Carabobo.  
Investigador en la Asociación para el Fomento de los Estudios Históricos en Centroamérica.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada