miércoles, 20 de mayo de 2015

Hablando de... La apostasía, realidad o ficción en la masonería...




Apostasía (del latín apostasĭa, y éste del griego ἀπoστασία) es la negación, renuncia o abjuración a la fe en una religión. 

La misma palabra tiene otros significados: es también la salida o abandono irregular de una orden religiosa o instituto; el acto del clérigo que prescinde usualmente de su condición, incumpliendo sus obligaciones clericales; o, de modo más general, el abandono de un partido para entrar en otro, o el cambio de opinión o doctrina.

La palabra apostasía tiene su origen en dos términos griegos: απο (apo), que significa "fuera de", y στασις (stasis), que significa "colocarse". En idioma griego moderno el término equivalente Αποστασία (apostasía) no siempre implica connotaciones religiosas, como puede verse en el caso de la apostasía de 1965 (en griego: Αποστασία του 1965), en un uso no religioso.

Hoy en día, la apostasía es reclamada como un derecho por la ciudadanía, como parte integrante del derecho a la libertad de conciencia, Lo cual se refiere a la capacidad de manifestar y disfrutar de cualquier idea, opinión o pensamiento sin limitaciones externas. Estas personas piden constar como apóstata, o que se elimine todo registro de pertenencia a un determinado grupo de creyentes y dejar de ser contado, a los efectos pertinentes, como miembro del grupo, sobre todo en aquellos casos en que la adscripción se produjo sin contar con la opinión del sujeto. 

Dedicado a todos aquellos masones que sin caer en el irrespeto y haciendo uso de las herramientas adquiridas han soportado los ataques despiadados, intrigas, enredos, confabulaciones, contubernios y todo tipo de maniobras, muchas de ellas de descedito, cuando han pretendido o ya aplicado el derecho de la apostacia en busca precisamente de hacer una masonería mas justa y de columnas balanceadas en pro de un mundo mejor


Pierre cubique.·.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada