jueves, 15 de agosto de 2013

Talento Masónico...Desarrollo Humano y Organizacional.


 El Desarrollo Organizacional debe de ir de la mano con el Desarrollo Humano,

El desarrollo de una organización tiene que ir de la mano con el desarrollo de las personas que hacen vida en ella, no solo se trata de capacitar, sino de capacitar y desarrollar habilidades en los miembros en base a planes reales alineados al proceso general del área no basado en meras suposiciones como comúnmente ocurre en las organizaciones.

Mucha de  la capacitación que se imparte en las organizaciones no funciona por varias razones:

1. La metodología no es la adecuada, es decir, no se permite que el participante conozca más de si y se cuestione así mismo sobre su desempeño.

2. No hay una verdadera detección de necesidades de capacitación por lo mismo; falta un plan estratégico de desarrollo.

3. No están bien establecidos los procesos y procedimientos de la función que desempeña el miembro, por lo cual la capacitación no se alinea a la necesidad de hacer un proceso más fluido.

4. Solo se trabaja de manera individual la parte actitudinal o del desarrollo de habilidades, sin ver de manera integral el proceso en el que se desempeña el miembro.

5. No se toma en cuenta la alineación de la función que desempeña el miembro al macroproceso del área donde se encuentra desempeñando funciones.

Conforme los puntos anteriores el desarrollo organizacional tiene que ir alineado en actitudes, en la corrección del procesos y en el desarrollo de habilidades para cubrir el perfil que requiere el proceso, para mejorar la experiencia del miembro dentro de sus funciones.

Si solo se trata uno de los puntos anteriores no se da el desarrollo de la organización y mucho menos el de los miembros. Definir bien todo lo anteriror da como resultado procesos más fluidos, una organización competitiva que genera satisfacción a todos los integrtantes de ella.
  
Si las funciones para lo que fueron asignadas al miembro , no estan alienadas al macroproceso de la función, no importa el talento, muy seguro saldrá mal evaluado. El problema no siempre esta en el miembro, sino el proceso y su forma de evaluación, la forma en como se registran los resultados puede hacer que el jefe se focalice más en los errores que en los aciertos del miembro evaluado.

El no ver en conjunto la actitud, el proceso y el desarrollo de la habilidad, es lo que genera que el talento no se identifique con la función, al estar mal alineada y el miembro  no siente valorado su trabajo por esto es que se da la rotación de los miembros; el jefe siente que el colaborador no cumple el perfil del puesto, lo que jamás sucedera por que al estar mal alienado ninguna persona podrá con las funciones y no se generará valor agregado.

El problema radica en el proceso, no en la persona; un proceso bien alineado en automático arroja las caraterísticas que debe de tener el miembro para cubrir el perfir de la necesidad y desarrollar de manera eficiente la función, lo que nos da un triple resultado:

1. Un miebro de la organización satisfecho con los retos de su función.

2. El jefe satisfecho con los resultados de la persona y del cargo dado en responsabilidad.

3. Una organización satisfecha con los resultados que se verán reflejados en sus rendimientos de distintas indoles.

Pierre Cubique.·.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada