jueves, 22 de agosto de 2013

Hablando de...Masoneria: ¿libertina vs racionalista?



¿Qué hay detrás de la consideración de dos modelos de masonerías, definidas como masonería dogmatica y masonería adogmatica? Pienso que definir de este modo a las dos grandes corrientes de la masonería me parece un error, pero además, es que para llegar a la conclusión de que todo se reduce a una cuestión de dogmatismo o de adogmatismo, no hace falta mucho, solo tener una visión bastante superficial y prejuiciosa de la masonería.

Un masón está obligado por su compromiso a obedecer la ley moral, y si comprende correctamente el Arte, no será nunca un ateo estúpido; ni un libertino irreligioso. (1)

Una de los fragmentos más debatidos de las Constituciones de Anderson; se ha quedado el tal Anderson con la marca patente de estas Constituciones, la vida a veces es injusta.

Le ocurre a estas constituciones o reglamentos, que existen en la actualidad tantas traducciones en las que se cambian las palabras, que al hacerlo cambian los conceptos, y se hace cada vez más difícil identificar el espíritu inicial de la Orden y su vocación.

No es lo mismo decir:
Y si comprende bien el Arte, no será…
Que decir:
Y si comprende sus deberes nunca se convertirá…

Porque el Arte es una forma de expresar y desarrollar una idea, y los deberes tienen que ver con el sometimiento a una disciplina.

No es lo mismo ser religioso que ser inmoral y en la web de la Gran Logia de España dice:
Nunca se convertirá en un estúpido ateo, ni en un hombre inmoral.
Como tampoco quiere decir lo mismo decir:
Ni un estúpido ateo; que decir, ni un ateo estúpido.
Porque en el primer caso, se vuelca toda lo reprochable en el ser ateo, mientras que en el segundo caso, es el ser estúpido lo más negativo. ¿Por que qué pasa si se convierte en un estúpido pero no en un ateo? ¿Cuál es el problema, que se convierta en un ateo o en ambas cosas?

Que es algo así como decir:
Si comprende bien sus deberes puede ser estúpido, pero no ateo.

Imagino que se refiere a ambas cosas, pero bueno, ahora en serio. ¿a qué se refiere con lo de libertino?
Cuando dice que no se convertirá, no está diciendo que no se admitirá en la orden a los libertinos o a los ateos o a los irreligiosos, sino que la práctica de la masonería, bien entendida, no puede generar ni a estúpidos, ni a ateos ni a irreligiosos ni a libertinos.

En relación con las cualidades para ser admitido, ya se establece un filtro, que es ser un hombre libre y de buenas costumbres.

Lo de las buenas costumbres ya establece un límite de tipo moral, aparte de otras facetas de la conducta ligada a aspectos éticos, de conducta o costumbres sociales establecidas.

Intelectualmente, el libertino puede considerarse un librepensador en su sentido más amplio, no cierra sus reflexiones con una conclusión final, si no que deja siempre su discurso abierto.

En la actualidad, muchas de las personas que se denominan librepensadoras, lo hacen como una forma de vanidad intelectual, pues resulta difícil no ver en el trasfondo de los librepensadores contemporáneos, rasgos ideológicos postsocialistas, lo cual ya limita mucho la capacidad discursiva como para poder ser considerados librepensadores.

La filosofía libertina es fundamentalmente crítica, pues su principal característica es no cerrar el discurso buscando una respuesta definitiva, no entra en consideraciones de índole metafísica.

La masonería sin embargo, genera un pensamiento filosófico que tiene en consideración lo religioso, no una religiosidad relacionada con una doctrina concreta, pero sí una religiosidad en cuanto que pretende una construcción trascendente del ser humano, en la que Dios; denominado Gran Arquitecto del Universo, es el objeto de esa trascendencia.

Sabemos que en la masonería, caben personas que tengan de la deidad un concepto tradicional de Dios revelado, pero también caben desde panteístas o panenteistas, y ¿por qué no?, otras formas de considerar a Dios, siempre que se trate de ideas constructivistas; por eso, yo comprendo que sea imposible ser ateo en la masonería. Aunque fuera de ella, se estaría dentro de las definiciones profanas que afectan a los conceptos.
Para un libertino, ese proceso constructivista no precisa de la consideración de un principio superior, como modelo a imitar o al que enfocar el esfuerzo trascendente.

Esto me trae a la mente la diferenciación existente entre la masonería tradicional o andersoniana y la masonería liberal, en donde esta última, encajaría bastante bien dentro de la definición de masonería libertina. Aunque no del todo, pues es una corriente masónica bastante diversa, pero que tiende a desprenderse de la causa trascendente, al no considerarla necesaria.

Mientras que la masonería andersoniana encaja bien dentro del racionalismo-metafisico, siendo la realidad comprensible a través de la razón y existiendo una consciencia superior que la rige.

En la actualidad, estamos acostumbrados al uso de expresiones como consciencia colectiva, una consciencia superior al individuo que le influye y es capaz de generar acción y creación.

De modo que el concepto de Gran Arquitecto del Universo o Dios, podría incluir como tal a esta consciencia colectiva. ¿Dónde está ese dogmatismo ante la exigencia de creer en Dios?

Voy a reproducir dos fragmentos del libro Cuadernos de Masonería, de Manuel Perales, en el capítulo referido al G:.A:.D:.U:. y en que hace a su vez referencia a la siguiente relación escrita por Espinar Lafuente en su libro Esquema filosófico de la Masonería.

• Es lo omnipotente. (el Yahvé del Antiguo Testamento, AL-LAH DEL Corán) como poder ambivalente, creador y destructor.
• Es la coincidencia opositorum (Noicolás de Cusa)
• Es el valor en sí, la perfección o Ahura Mazda, cuyo polo opuesto es Satanás o Angra Mainyu.
• Es la garantía del bien. (Aunque para Epicuro y Voltaire, ciertas escuelas hindúes, la divinidad se encuentra por encima del bien y del mal humanos.
• Es el revelador de la verdad (o sea, de la Ley de la trascendencia del hombre)
• Es lo indeterminable. (La Gracia, la profecía, el milagro, etc.)
• Es el Alfa y el Omega del mundo.
• Es el que juzga a los vivos y a los muertos
• Es el amor y la misericordia. (Buda, Cristo etc.)
• Es el fin supremo (la liberación o salvación)
• Es la voz de la consciencia
• Es lo neutro o impersonal (Brahma, Atman)
• Es la sustancia o el ser “en sí” (el Ser de Perménides, la “sustancia” de Spinoza, etc
• Es un Dios hombre, un Dios padre, una trinidad de personas divinas, el cristianismo.

Y añade Manuel Perales:
"...Si al adepto en Masonería se le incita a que trabaje por su interpretación personal y en un orden intuitivo, a más del racional, para que adopte su propia posición sobre su sentido e interpretación del Gran Arquitecto del Universo, se enfrentará ante un campo interpretativo aproximadamente como el que describe Espinar, pero enriquecido, en su caso, con las matizaciones propias y personales del experimentante del símbolo que se le propone..."

No es posible definir qué cosa es Dios, ni siquiera la teología es capaz de hacerlo de modo que la masonería no puede tampoco exigir algo tan concreto y definido, siendo Dios en la masonería, la idea que cada masón aporta dentro de una concepción trascendente de la existencia humana.

Por otro lado, la filosofía libertina considera que lo moral, tiene que ver con lo relacionado con la bondad natural del ser humano, y no tiene el porqué estar ligada a una doctrina religiosa, siendo la religión algo que sería preferible abolir.

Y aquí tenemos en principio, una posible causa del porqué según el texto de las obligaciones de un francmasón, quien entra en la vía del pensamiento libertino, no habría entendido bien el Arte; es decir, la forma en la que la masonería se explica y explica el método de su sistema.
Claro, este texto de las Constituciones, está redactado en 1730 y por personas religiosas, aunque tampoco se puede decir que impusieran el texto a los demás, si no que fue aceptado, porque debió de existir bastante consenso en relación a este tema.

¿Qué diferencia existe entre ser un hombre libre o ser un libertino?
Desde una perspectiva filosófica, parece que la mayor diferencia estaría en el objeto final de la experiencia masónica, la trascendencia o la no trascendencia en términos metafísicos.


(1) Las Obligaciones de un Francmason de 1723, contenidas en el libro de Adolf Colom Miralles La Franc-Masonería.

Tomado de http://decadenciayrefugio.blogspot.com/
Celta.·.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada