domingo, 17 de marzo de 2013

Talento Masónico...Planificación estratégica. Visión corporativa






La visión corporativa es un conjunto de ideas generales, algunas de ellas abstractas, que proveen el marco de referencia de lo que una empresa quiere y espera ver en el futuro. La visión corporativa señala el camino que permite a la alta gerencia establecer el rumbo para lograr el desarrollo esperado de la organización en el futuro.


Para el desarrollo y formulación de la visión, se debe tomar en cuenta ocho elementos los cuales desarrollamos a continuación:


Es formulada para los líderes de la organización: al formular la visión se supone que los líderes incorporan su conocimiento de todos los actores organizacionales y de sus grupos de referencia a la visión corporativa, comprenden la filosofía y la misión, expectativas, necesidades de los colaboradores, conocen el negocio y el entorno organizacional.


Dimensión de tiempo: la visión es formulada teniendo claramente definido un horizonte de tiempo, este depende fundamentalmente de la turbulencia del medio y de los mercados en que se desempeña la empresa.


Integradora: la incorporación de la visión en la gestión gerencial debe convertirse en una tarea diaria y permanente de toda la estructura gerencial. Esta incorporación se logra por la consistencia entre la misión y los objetivos para lograrla.


Amplia y detallada: la visión no se expresa en números, ni en frases ambiguas, la visión debe expresar claramente los logros que se esperan alcanzar en el período escogido, cubrir todas las áreas actuales y futuras de la organización.


Positiva y alentadora: la visión debe ser inspiradora, impulsar el compromiso a la pertenencia de la organización. Debe tener fuerza, unificarlo, debe impulsar la acción, generar sentido de dirección y camino para llegar al punto deseado.


Debe ser realista-posible: La visión no puede ser un sueño inútil, tiene que ser, "una visión sin acción es una Utopía" / "una acción sin visión es un esfuerzo inútil". Por ello, al formularla debe tener en cuenta el entorno, la tecnología, los recursos y la competencia.


Debe ser consistente: La visión debe ser consistente con los principios corporativos; esta consistencia evitará confusiones y obligará a un desarrollo de políticas empresariales.


Debe ser difundida interna y externamente: la visión debe ser reconocida por los clientes internos y los externos; por ello, requiere de un sistema de difusión que la haga conocer y comprender por todos los miembros de la organización.


Al tomar en cuenta estos elementos, se convienen realizar las siguientes interrogantes que nos permitirán formular la visión de una empresa, unidad estratégica o área:


1. ¿Si todo tuviera éxito, cómo sería su empresa dentro de 3 años?

2. ¿Qué logros de su área le gustaría recordar dentro de 5 años?

3. ¿Qué innovaciones podrían hacerse a los productos o servicios que ofrece su empresa, unidad estratégica o área?

4. ¿Qué avances tecnológicos podrían incorporarse?

5. ¿Qué otras necesidades y expectativas del cliente podrían satisfacer los productos o servicios que ofrecen su empresa, unidad o área, dentro de 3 a 5 años?

6. ¿Qué talentos humanos especializados necesitaría su área dentro de 3 a 5 años?

Pierre Cubique .`.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada