miércoles, 13 de marzo de 2013

Actualidad...Por primera vez en la silla de San Pedro se sienta un Francisco, pero ¿por qué ese nombre?

El argentino Bergoglio es el nuevo Papa. El primer latinoamericano en ocupar este cargo, eligió el nombre de Francisco I, aunque en su primer discurso no dio detalles del porqué. Todo apunta, sin embargo, a que lo hizo en honor a San Francisco de Asís.

San Francisco de Asís nació en esta localidad italiana durante la Edad Media y fue el fundador de la orden de los franciscanos y de la orden femenina de las clarisas, caracterizadas por su voto de pobreza.
Bergoglio no pertenece a la orden franciscana, de hecho, es el primer jesuita en llegar a ser el Santo Padre.  “Bergoglio se ha distinguido por sus discursos denunciando la pobreza, la corrupción y lo que él llamaba “crispación” política. Siempre se ha mostrado austero y reservado”.

Conociendo la trayectoria de San Francisco de Asís, se podría presumir que el nuevo Papa está entonces marcado por el estilo de vida sencilla, por lo tanto, su nombre no solo significaría una preferencia, sino tal vez, la forma en cómo actuará durante su pontificado.

Pero hay otras opciones.  “Bergoglio también podría haberse fijado en otros santos con este nombre, como es el caso de Francisco Javier, fundador del orden de los jesuïtas junto a Ignacio de Loyola, o Francisco de Borja (1510–1572), quien también fue jesuïta y descendiente de la casa que llegó a tener dos pontífices -biznieto, de hecho, del Papa Alejandro VI. Francisco de Borja llegó a ser el tercer General de la Compañía de Jesús y su generalato se caracterizó, entre otras cosas, por la expansión de la compañía en toda latinoamérica”.

Seguramente, no pasará mucho tiempo hasta que se sepa con claridad el porqué de su elección, aunque cualquiera que sean los motivos, este nuevo Papa, que nunca figuró entre los candidatos principales, abre una nueva era de la Iglesia imponiendo novedades: el nombre y la procedencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada