viernes, 18 de marzo de 2016

I.·. y P.·. H.·. Humberto Camejo Arias... HACIA LOS TRESCIENTOS AÑOS DE SIMBOLISMO MASONICO EN EL MUNDO.




DECIMO ANIVERSARIO DE LA RESP:. LOGIA EDITO ACEVEDO No 235.

ORIENTE DE MATURIN.
PONENTE: HUMBERTO CAMEJO ARIAS
DOMINGO 13 DE MARZO DE 2016


Mis Queridos Hermanos, es honrosa la distinción de haber sido escogido por esta querida y cumpleañera logia para exponer hoy un tema que reviste mucha importancia para quienes nos enorgullece pertenecer a la Francmasonería Universal, y sobre todo en esta importante fecha, cuando jubilosos conmemoramos un nuevo aniversario de su fundación en pleno camino hacia la celebración de los 300 años del Simbolismo Masónico en el mundo. .

Por todo ello cuando mi Q:.H:.ALEJANDRO FIGUEROA, me formuló la gentil invitación para incorporarme a la celebración de este aniversario, no pude menos que sentirme alagado y feliz, pues, encontrarme hoy ante tan importante audiencia, para de alguna manera intentar renovar la historia y hablar de la Orden que hoy nos une, es sin lugar a dudas, un autentico motivo de satisfacción, pues ninguna celebración puede ser más grata a nuestro espíritu, que consolide más el sentimiento de confraternidad y que nos aproxime más en la identificación y en el sentimiento masónico, que actos como este donde jubilosos recordamos los diez años de fecunda labor de esta Logia, donde se forjan hombres integrados cabalmente a la sociedad, a la familia y al género humano.

De manera que al momento en que el Q:. H:. Pedro Rescanieri, su Venerable Maestro, tuvo la gentileza de ratificar la invitación; les puedo asegurar que por sobre mis principios más modestos, me sentí realmente muy contento, de haber sido distinguido por vosotros para acompañarles en tan grata ocasión.

Al participar y hacer uso de la palabra en este tan fraternal, como importante acto entre hermanos, - entre amigos, - mi voz, quiere ser más que una remembranza de los viejos tiempos, una oportunidad para destacar el camino a seguir ahora cuando como antes lo señalé, nos aprestamos para celebrar los trescientos años de la Masonería Simbólica en el mundo, para ello por supuesto debemos conocer e interpretar la Importancia que tiene la Masonería en la Actualidad. Pero sobre todo hacia dónde vamos.

Antes de avanzar un poco, - aun cuando de manera muy breve - en este histórico camino, conviene que revisemos algunos hechos relevantes de estos últimos 300 años, que seguramente nos llevarán a encontrarnos con la actual situación de la Orden, no sólo en nuestro país, sino más allá de las fronteras de la Patria. Para ello, comenzaremos lógicamente con lo que a decir de muchos estudiosos de la materia, constituye el inicio de la Masonería Especulativa, en el año 1717. Algunos años antes, en 1703, encontramos a las antiguas corporaciones de masones constructores reducidas a la inacción, sin los privilegios que habían llegado a tener en el pasado, por lo que nace entonces la idea de aceptar y abrir las puertas de las logias a individuos no masones de oficio y es así como la Logia de San Pablo, toma la decisión de (Cito): “Los privilegios exclusivos de los masones constructores podrán, hacerse extensivos a las personas de cualquier clase y condición que quieran pertenecer a la Institución, con tal de que sea aprobada su admisión y después de ser regularmente iniciados”, (fin de la cita).

Sin embargo, esta iniciativa no pudo ser ejecutada sino hasta el año 1717, cuando tres personalidades ilustres como James Anderson, teólogo de gran prestigio y famoso predicador; Jean Teófilo Desaguliers, físico, miembro de la Academia Real de Ciencias, así como el sabio anticuario Jorge Payne, unieron sus esfuerzos para ayudar a salir de la crisis que se presentaba.

Es así como a partir del mes de febrero de ese año, las logias de San Pablo, de la posada del Ganso; la de la posada del Manzano; la de la posada de la Corona y la de la taberna Al Romano, inician reuniones trimestrales bajo la dirección del Maestro más antiguo, hasta el día de San Juan Bautista, el 24 de junio, cuando es elegido Antonio Sayer, Gran Maestre de la Orden.

A partir de ese momento, se dio entrada a las logias, a individuos pertenecientes a la nobleza, en calidad de miembros aceptados. Nacieron muchas logias siguiendo las orientaciones de tipo filosófico y especulativo, de manera que en julio de 1721, cuatro años después, es nombrado un miembro de la alta nobleza, Juan, Duque de Montagu, como Gran Maestre.

Ese mismo año, en el mes de Septiembre, se le pide al hermano James Anderson darle una nueva y mejor forma a las tradicionales constituciones góticas, misión que cumple con extraordinaria rapidez, de manera que ya en diciembre del mismo año, los catorce miembros de la comisión designada por el Gran Maestre, aprobó dicho documento, procediéndose a su impresión en el año 1723.

Estas Constituciones redactadas por el pastor James Anderson y Jean Théophile Désaguliers, conforman una especie de Carta Magna de lo que hoy conocemos como Masonería Moderna Universal, en la cual, en su primera edición, encontramos además de una dedicatoria del hermano Desaguliers, también una breve historia de la Francmasonería desde la creación del mundo, es decir, la crónica del arte de construir, extraído de las tradiciones de las corporaciones. Contiene además, los antiguos deberes o leyes fundamentales; las ordenanzas antiguas compiladas por el hermano Payne y finalmente, la aprobación del libro donde se encuentran, además, cuatro canticos masónicos.

Fue publicado este documento con el nombre de Constitución de los Francmasones, y su original modificado posteriormente en 1738, año del fallecimiento del hermano Anderson, pero que tuvo la oportunidad de revisar y 1813. Es allí donde nace precisamente la condición de los masones especulativos, tras la tradición de los masones operativos que siglos anteriores, habían existido.

Cuando revisamos aspectos trascendentales de la historia de la Francmasonería, nos encontramos que es innegable la marcada influencia del cristianismo reformado –especialmente del puritanismo- en la Masonería inglesa, que como sabemos, es el punto de partida u origen de la Masonería continental de carácter especulativo. En su moral, por ejemplo, se perciben sus raíces cristianas e incluso bíblicas, si bien manteniendo una actitud incompatible, se podría llamar incluso contraria al dogmatismo católico. Es esa la causa que le permite extenderse rápidamente por la Europa protestante e introducirse en los países católicos valiéndose de los sectores vinculados a las nuevas ideas religiosas, como era, por ejemplo, en Francia, la tradición hugonote. Aquí podemos encontrar una explicación quizás valida del porque la Iglesia católica, se indispusiera contra lo que desde su punto de vista, estimaba como un peligro.

Es también de interés analizar brevemente en esta ocasión, la división de la Gran Logia de Londres en Antiguos y Modernos en el año 1751, en un afán de lograr antigüedad y también preeminencia.

Algunos historiadores consideran como punto de partida para esta división, cuando en el año 1720 se quiso separar a la Masonería de su pasado medieval, operativo y católico. A partir de este momento, la Masonería se ocupa de intentar reescribir su historia, basándose en relaciones fabulosas entre los antiguos misterios iniciáticos y la nueva hermandad, lo que trajo consigo, el que emergiese una pugnacidad entre las partes o diferentes ramas cuando pretendían ser las herederas de las antiguas tradiciones.

En el año 1722, cuando como consecuencia de la rivalidad por el poder entre el duque de Montagu, Gran Maestro de la Gran Logia de Londres y el duque de Wharton, aspirante a sucederle en el cargo, se presenta un grave incidente durante la realización de una asamblea al ser rechazada y atacada la reelección de Montagu y ante la dificultad para resistir, los partidarios de Wharton, obtuvieron un triunfo completo, resultando éste elegido por unanimidad de los presentes.

No todos los masones ingleses apoyaron esta elección, y es así como la logia de York reaccionó agrupando a varias logias, editando sus propias constituciones en 1722, llamadas Constituciones de Roberts, distintas a las de Anderson, y siguió con sus propias actividades, sin manifestarse especialmente hostil contra la Gran Logia de Londres, pero mostrando visiblemente su discrepancia hacia la misma.

En 1734, la Gran Logia de Londres introduce profundos cambios en los rituales, de acuerdo a las constituciones de Anderson y a la nueva orientación de la Masonería especulativa, lo cual va a producir el descontento en muchas logias que aprovecha la Gran Logia de York para proporcionarles su protección jurisdiccional lo que origina la ruptura de las relaciones. La Gran Logia de Londres se otorga el derecho de sobreponerse a la jurisdicción de la Gran Logia de York y de erigir logias en su distrito.

Sin embargo, años más tarde desde 1739 a 1753, se inicia un movimiento por parte de algunas logias que al final produjo la formación de una nueva Obediencia en 1751, integrada por nueve logias que tenían poco tiempo de funcionamiento, la cual recibió el nombre de “Gran Logia de los Masones Libres y Aceptados, según las Antiguas Instituciones”. Esta nueva formación pasó a ser conocida como la “Gran Logia de los Antiguos”.

Ante este acontecimiento la Gran Logia de Londres,- la de los modernos, - proscribe a esta nueva sociedad, la pone entredicho en los talleres de su jurisdicción y, para evitar todo contacto entre estos y los suyos, innova los rituales y los medios de conocimiento mutuo. Así, los Antiguos utilizaron este hecho para atraerse a los partidarios de la ortodoxia masónica, lo que dio sus frutos. Llegaron a obtener la protección de personas de la mayor distinción, entre las cuales eligieron un Gran Maestre y tuvieron la habilidad de hacerse reconocer por las Grandes Logias de Escocia y de Irlanda, como la única e indiscutible autoridad masónica de Inglaterra.

A partir del año 1809 las Grandes Logias opositoras eligieron comisiones para buscar caminos de unificación que fuese aceptable para las partes. Después de cuatro años, las negociaciones llegan al final, el 27 de diciembre de 1813 en una gran ceremonia celebrada en el Freemason´s Hall de Londres, en la cual ambas se combinaron para constituir la Gran Logia Unida de Inglaterra con el Duque de Sussex como Gran Maestre.

Se puede concluir en este aspecto, que la Corona británica es quien motiva u origina la unión de Antiguos y Modernos para lograr la Gran Logia Unida de Inglaterra. Esta unión es aceptada por ambas Grandes Logias para proteger su propia existencia, al considerar la prohibición de las sociedades secretas para evitar lo acontecido en Francia en el año de 1789, por lo que se impone a la Masonería la unificación de ambas organizaciones con el amparo de la Corona para mostrar lealtad a la misma.

Cuando se analiza el proceso histórico que transcurre entre 1717 a 1813 los estudiosos de la materia insisten en que no existen disputas referidas a este asunto, sino más bien polémicas relacionadas con la primacía masónica en Inglaterra y el gran interés y empeño por atraer a sus filas a las personas más notables.

Es de interés en esta breve revisión histórica, conocer un poco lo concerniente con la separación del Gran Oriente de Francia en 1877 y los principios de reconocimiento para las Grandes Logias Regulares de fecha 4 de septiembre de 1929.

En este sentido debemos recordar que en el transcurso del siglo XVIII la Masonería fue sometida a diversas condenas por el papado, aun cuando es importante destacar que en países como Inglaterra, Francia, Alemania o Austria, estas sancionas no fueron anunciadas inmediatamente.

Esta circunstancia otorgó la posibilidad de que en las logias establecidas en sus territorios, pudiesen convivir tanto católicos como protestantes.

En el año 1837 como consecuencia de una decisión del entonces arzobispo de Bélgica de recordar públicamente las excomuniones contra la Masonería, el fundador de la Universidad Libre de Bruselas, así como otras personalidades, se separan de la iglesia produciéndose una posición anticlerical y anti religiosa del Gran Oriente de Bélgica. Es así como en el año 1854 es abolido el artículo 135 de sus estatutos, en el cual se prohibía las discusiones políticas y religiosas en logia, y algunos años más tarde, en 1872 sucede lo mismo con el artículo 12, en el cual se obligaba a creer en el Gran Arquitecto del Universo y en la Inmortalidad del Alma.

Años más tarde el Gran Oriente de Francia asume esta misma conducta, y por supuesto aumenta en los masones franceses, el rechazo de lo católico estimulándose las iniciaciones de agnósticos y ateos.

En 1877, el Gran Oriente de Francia elimina también de sus Estatutos, la obligación de creer en el Gran Arquitecto del Universo, en la Inmortalidad del Alma y prestar juramento sobre un libro sagrado.

Estos acontecimientos trajeron como consecuencia que la Gran Logia Unida de Inglaterra rompiese todos los lazos con estos dos Grandes Orientes.

Es allí donde nace una lamentable división en la Masonería universal, pasando entonces el conjunto de obediencias a denominarse regulares o irregulares. Las primeras, se mantuvieron leales a los principios de la Orden según la Constitución de Anderson, tales como la prohibición en las logias de hablar sobre temas políticos y religiosos y de admitir en su seno sólo a varones que creyesen en Dios y en la inmortalidad del alma. Esta Masonería "regular", como es sabido, representada principalmente por la Gran Logia Unida de Inglaterra, tiene una presencia mayoritaria en países anglosajones, además de estar representada también en muchos países latinos.

Las llamadas "irregulares", partidarias de los modelos belga y francés, se distinguieron por aceptar en sus templos el debate político así como el religioso y, por iniciar y aceptar a no creyentes o ateos. Otra característica importante de estos grupos de la Masonería lo constituye el hecho de que aceptaron o permitieron la entrada a la mujer en los trabajos de logia.

Esta compleja situación permanece entre nosotros hasta nuestros días, trayendo como resultado que conviven en cada país diversas ramas masónicas con posiciones ideológicas diametralmente opuestas llamadas Grandes Orientes y Grandes Logias.

En septiembre de 1929, el día 4, la Gran Logia Unida de Inglaterra dirigió a todas sus obediencias vinculadas y a las Grandes Potencias de su amistad y relación, las condiciones imprescindibles para el reconocimiento masónico en los ocho puntos siguientes:

1. Regularidad de origen, es decir, cada Gran Logia legalmente establecida por una Gran Logia reconocida, o al menos por tres logias regularmente constituidas.

2. La creencia en el Gran Arquitecto del Universo y en su Voluntad Revelada es una condición esencial para la admisión de cada miembro.

3. Todos los iniciados aceptan su Obligación sobre, o en presencia, de un Volumen abierto de Ley Santa; lo que significa que la Revelación de lo Alto ata la conciencia de aquel que se inicia.

4. Los Miembros de la Gran Logia y de las Logias individuales deben componerse de hombres exclusivamente; y cada Gran Logia no mantendrá relación alguna con las logias mixtas o de los organismos que admiten a mujeres como miembros.

5. La Gran Logia tendrá poderes de jurisdicción soberanos sobre las Logias bajo su control.

6. Las Tres Grandes Luces de la Francmasonería son el Volumen de la Ley Santa, la Escuadra y el Compás, y estarán siempre expuestos durante los Trabajos de la Gran Logia y de las Logias de su obediencia. La más importante de las tres es el volumen de la Ley Santa.

7. Toda discusión religiosa o política está absolutamente prohibida en el interior de las Logias.

8. Los principios de los antiguos Reglamentos, Usos y Costumbres de la Francmasonería serán estrictamente observados.

El Gran Oriente de Francia y otros grupos de la denominada Masonería Liberal, no aprobaron las condiciones establecidas por la obediencia inglesa, sin embargo esto no impide que exista una tolerante relación y se mantenga el espíritu masónico originario, en estas dos grandes tendencias fraternales.

En un extracto de Pedro Álvarez Lázaro, de la Universidad Pontificia de Comillas, dirigida por la Compañía de Jesús, con sede en Madrid, España, de título: "Origen, Evolución y Naturaleza de la Masonería contemporánea" encontramos lo siguiente: (cito) “En síntesis puede afirmarse que la Masonería es una asociación humanista y fraternal, que tiene como meta inmediata el perfeccionamiento intelectual y moral de sus miembros y como objetivo último la solidaridad del género humano. Se sostiene en el principio de tolerancia y se declara institucionalmente ajena a todo interés de confesión religiosa, escuela filosófica o partido político.

Está dotada de una inconfundible vocación universalista, luchando contra los prejuicios de todo tipo que dividen y separan a los hombres.”

“Por último posee un carácter eminentemente iniciático, diferenciándose así de otras instituciones exclusivamente filantrópicas o culturales, e imparte sus enseñanzas a través de un peculiar lenguaje simbólico heredado, fundamentalmente, de los constructores medievales.”

La historia de la Masonería Especulativa en el mundo en estos casi trescientos años de existencia, ha tenido momentos complejos y difíciles, como por ejemplo en el año 2008 el escándalo jurídico sobre el Poder Judicial Ingles y la Policía, donde encontramos Jueces y Policías pertenecientes a la Orden y otros que por razones del tiempo no podemos presentar en esta ocasión.

Ante el avance de la modernidad, la vertiginosa velocidad en los cambios tecnológicos y comunicacionales, la Masonería británica y norteamericana, se preocupó por la sensible y progresiva pérdida de membresía y contrataron por separado, a empresas consultoras de prestigio, para que integrados a expertos militantes de la Orden en esos países, conformaran equipos de alto nivel profesional que diagnosticaran las causas del decrecimiento y la retención de miembros en sus Jurisdicciones, es por ello, que considero de interés en esta oportunidad, hablar un poco en relación con el estado actual de la Masonería Británica y en los Estados Unidos, para ello podemos revisar un poco el “Programa de Conciencia Masónica Pública” presentada en la Conferencia de Grandes Maestros de Norteamérica, en el año 2004 para mejorar la imagen de la Masonería con el gran público y vigorizar de nuevo el entusiasmo entre la membresía.

Durante esta importante actividad fueron logradas dos grandes conclusiones como son en primer lugar, la pérdida de Identidad masónica y en segundo lugar, la falta de energía invertida en la Masonería.

En el primer aspecto la tarea consistió en definir nuestra Identidad masónica en un mundo que cambia rápidamente, colocando énfasis en aumentar la conciencia social y destacando el idealismo social, influyendo en la vida cotidiana de todos, fomentando el derecho de cuestionar los dogmas existentes y la defensa de nuestro derecho a expresar los propios pensamientos e ideas.

Y en cuanto a la falta de energía invertida en la Masonería, destaca el hecho de que los masones actuales no entienden el verdadero significado de nuestra fraternidad. Un segundo aspecto tiene que ver con la dependencia de los héroes históricos, que inhibe su verdadera importancia y por último la necesidad de recrear y dinamizar nuestra Orden.

Por su parte, en el año 2012 en Inglaterra para conocer acerca del futuro de la Francmasonería, hubo consenso en dos aspectos fundamentales como son la Apertura y la Transparencia. En esta ocasión los aspectos que más impactan en el mundo lego son:

1. El secretismo, cómo se nos conoce, o no. Las ideas distorsionadas que sobre la Masonería tiene el ciudadano común y también el culto. Pronunciar el nombre de Masonería, sugiere oscuridad y en ocasiones, un respeto muy próximo al miedo. La percepción social de la Masonería es pobre, debido al carácter misterioso de ella. La Masonería es una fraternidad reservada, por ello la sociedad tiende a ser prejuiciosa y crea matrices de opinión que tienden a ser negativas.

2. La discriminación de género, en una sociedad contemporánea donde las instituciones de un solo género, han desaparecido en gran parte.

3. El ritualismo, haciendo parecer a la Masonería como una sociedad anacrónica.

En el estudio de los masones norteamericanos y que complementa el otrora hecho por los británicos, no es ajeno a la realidad de ningún país y se impone que se le dé la respuesta atinente y desde ya, sugiero se trabaje colegiadamente en nuestro país, con la finalidad de establecer soluciones remediales a esta cotidianidad a la que no escapa Venezuela.

Adicionalmente, más recientemente, en el Plan de Trabajo de la Confederación Masónica Interamericana (C.M.I.) para la gestión correspondiente a los años 2015 al 2018 denominada “Pensar diferente”, establece en sus consideraciones preliminares el hecho de que en el año próximo, “la Gran Logia Unida de Inglaterra (GLUI) celebrará 300 años de Masonería Especulativa y para nadie es secreto que, como muchas otras Grandes Potencias, especialmente del Hemisferio Norte, está atravesando una situación difícil en términos de membresía, influencia e impacto social”.

Así mismo en ese año 2017, la Confederación Masónica Interamericana (CMI) cumplirá 70 años de existencia observando que en la mayoría de los países iberoamericanos se advierten signos de un nuevo modelo, con una membresía joven, dinámica, entusiasta y con claros signos de trabajar en lo que sea necesario para mantener este curso ascendente.

Destacando entre muchos otros aspectos el hecho de no haber sido capaces de superar los altos índices de desconfianza que la sociedad demuestra hacia nuestra Orden, no obstante, toda la labor social y educativa que se viene desarrollando en los diferentes países que conforman nuestra Confederación.

En las consideraciones finales señala la Confederación Masónica Interamericana lo siguiente: (cito) “Estamos frente a una oportunidad extraordinaria para impulsar a nuestra Orden y mantenerla en el camino ascendente. En los términos que son afines a su membresía y en condiciones de trabajo adecuadas al Siglo XXI, la Masonería iberoamericana debe empezar a asumir su liderazgo en el contexto de la Masonería mundial.”

Continúa expresando la C.M.I.: “El liderazgo que se pretende alcanzar es un liderazgo con esencia y con un propósito definido. Sin olvidar sus raíces, la Confederación Masónica Interamericana busca construir un modelo de Masonería hacia el futuro, donde el iniciado pueda practicar los principios de la Orden, en un escenario renovado y adecuado a los nuevos sistemas de información, comunicación y participación”.

En relación con el presente y futuro de la Masonería visto desde la óptica de la Gran Logia Unida de Inglaterra, que al fin de cuentas es la que avanza hacia los 300 años de su existencia, se han presentado múltiples estudios e investigaciones y una muy aproximada a la realidad la encontramos en el informe del Centro de Investigaciones de Asuntos Sociales del año 2012, como ya hemos señalado, solicitado desde su Gran Secretaría para explorar el papel y la relevancia de la Masonería actual y en el futuro.

Allí observamos importantes conclusiones entre las cuales destaca que (cito) 'La alegría de la Masonería es que los miembros provienen de todas las razas, todas las religiones, y de todos los niveles económicos de la sociedad. Así que, en realidad se consigue una mezcla completa de las personas que se sientan al lado uno al otro en armonía e igualdad ¿Qué otras organizaciones pueden hacer esto en un mundo que está lleno de conflictos?

El nivel de conflicto en la rápida evolución actual del mundo está a la vista, y uno sólo puede esperar la actual crisis que dará lugar a uno nuevo, más estable y más pacífico orden mundial”.

Tales sentimientos concuerdan bien con los del Centro Roosevelt para el estudio de la Sociedad Civil y la Masonería en los Estados Unidos cuando señala: "En ausencia de nobles objetivos públicos, en líderes respetados y respetuosos del concurso de ideas, existe la preocupación de una rápida erosión de la sociedad civil, la sociedad y la esfera pública cambiando de manera que necesita ser mejor comprendida". Mirando al pasado, como una guía útil para que expliquen el presente "la FrancMasonería estaba allí en los orígenes de la sociedad civil moderna a menudo como la única organización en la que no podría haber libre debate, sin temor a la censura y el control autoritario". Este aspecto es compartido por el Gran Secretario de la Gran Logia Unida de Inglaterra, quien sostiene que, al evitar la discusión de la política, la religión y los negocios en reuniones de la logia, la Masonería es un gran nivelador y proporciona lo que él ve como un valioso foro para la discusión abierta y honesta entre amigos, sin ningún riesgo a la recriminación. El Centro Roosevelt va más allá, sugiriendo a la Masonería que puede ser una fuerza del bien en el contexto del desarrollo social, insistiendo en que puede ayudar a la discusión y el debate así como escuchar - con la participación de todo el mundo.

En este importante documento, observamos a nivel individual, que la Masonería se encuentra con las necesidades de las personas sin tiempo para un sentido de pertenencia. Los Masones sostienen firmemente que está en sí mismos hacer que la organización sea más relevante que nunca, ya que proporciona una única combinación de la amistad y la estructura de nuestra sociedad actual, competitiva y fragmentada.

La Masonería, concluye este informe, merece una mirada más cercana con el fin de entender y apreciar más a fondo, su pertinencia y su papel en la actualidad. Si la Masonería es capaz de concluir con éxito su tranquila revolución, mientras que al mismo tiempo asegurar que sus características centrales sean retenidas para preservar elverdadero "espíritu" de la Masonería, entonces su futuro bien puede estar seguro para el próximo siglo o por dos más.

Así las cosas mis Queridos Hermanos, no existe la menor duda que nuestra Orden, por muchos siglos, con éxito pleno y demostrable, se ha dedicado al progreso de los hombres y de la humanidad de manera que, como en alguna ocasión lo manifesté ante un auditórium como este de hoy, la Masonería es el farol de la añoranza. Guía que fue de nuestros más ilustres Hermanos, y que también lo será de quienes después han de venir.


Exactamente la hechura, en aptitud y actitudes de progreso espiritual que todos queremos alcanzar por vía de la consecuente asistencia a Logia, único lugar en el cual podemos alcanzar a nuestro paso personal y ritmo, las destrezas sobre las herramientas del Aprendiz y luego las máximas en instrumentos propios de los Maestros Masones. En esas virtudes y muchas otras más, está precisamente la importancia de la Masonería de ayer, de hoy y de siempre. Esos deben ser los paradigmas de todo miembro de la Francmasonería, de allí su importancia en la actualidad y también en el futuro que ella misma nos exige.

En el año 2015 la Gran Logia Unida de Inglaterra con el interés de actualizar la cara de la Francmasonería en el mundo, nos presenta una nueva imagen o logotipo el cual cómo podremos observar, conserva un fuerte sentido de su historia, y cuyo objetivo es crear un enfoque unificado de la imagen de la Masonería.

“En este mundo que cambia rápidamente, la Masonería necesita para atraer y retener a los mejores candidatos, los futuros líderes que aseguren el éxito a largo plazo de la artesanía,” expresa el Pro Gran Maestro Peter Lowndes, lo que explica la motivación detrás del cambio de marca. Destaca además, que "A medida que nos dirigimos hacia el año 2017, la Gran Logia Unida de Inglaterra ha estado examinando cómo se puede mejorar y modernizar la cara de la Francmasonería”.

Continuo leyendo el contenido de este importante informe, quizás el más reciente. “Pero la modernización de la Masonería no se trata sólo de lo que sucede en una reunión de Logia,' dice Lowndes."También se trata de la imagen que proyectamos. Necesitamos una identidad visual que sea reconocible, que represente nuestros valores y también refleje nuestra relevancia para la sociedad.

Con esto en mente, ya en el año 2013 se presentó a la Gran Logia Unida de Inglaterra, lo que produce en la Francmasonería hoy en día, el escrito de la evolución de la marca. El ejercicio tuvo que crear pautas visuales que ayudasen a los miembros y logias, del área metropolitana y las provincias a comunicarse entre sí y con el resto del mundo de una manera profesional y consistente. El logotipo fue el primer desafío, algo único, dentro del espíritu de la Masonería.

El Gran Maestro Provincial de Somerset, Stuart Hadler, anunció el diseño del nuevo logotipo en la Reunión Anual de la Sesión informativa del Pro Gran Maestro, que reunió el área Metropolitana, Provincial y de Distrito, así como a sus Grandes Maestros y Grandes Superintendentes en abril de 2015. Mientras el escudo de armas ha sido durante generaciones un símbolo de estatus y su posición en la sociedad, Stuart dijo: "La sociedad ha cambiado y un escudo de armas ya no comunica los mensajes que una organización moderna de miembros tiene que transmitir”.

La investigación inicial estableció que la escuadra y el compás, fue el símbolo masónico más reconocible.

De este icono tradicional, el equipo de diseño comenzó a abstraer las formas para crear una mirada que sugiera una organización, hacia el futuro. Después de un nuevo desarrollo basado en los comentarios de la Comisión de Comunicaciones, el Consejo de propósitos generales y las reglas, observó que el logo debía tener una iteración en el que fuese: contemporáneo y reconocible al instante, mientras que también se uniera a la rica herencia de la Masonería.


Con el logo actualmente en lanzamiento de manera progresiva y la etapa de pruebas de usuario, los sitios web de la Gran Logia Unida de Inglaterra y páginas de medios sociales, marcaron de nuevo el comienzo del año 2016.

El lanzamiento completo y el despliegue de la marca a través de las provincias ocurrirá el 24 de junio de 2016, que es el inicio del año número 300 de la Gran Logia. Es sólo un elemento de la estrategia actual de la organización para construir una reputación positiva por la Masonería como el pensamiento abierto y hacia adelante para asegurar su futuro a largo plazo.

Ideas asociadas al Logo Tricentenario:

1. Moderno con líneas suaves y sencillas

2. Escuadra de masones y no de carpinteros, o sea, lisa y sin escala gráfica

3. La escuadra puede representar, el Volumen de la Ley Sagrada

4. Neutro al no señalar grado simbólico alguno

5. Angulo superior en forma de saeta indicando hacia lo superior y sublime

6. Símbolo de la correspondencia: arriba y abajo

7. Circunscrito en el círculo de lo eterno, de la divinidad

8. Con dos triángulos equiláteros figurados dentro de la escuadra y el compás y dos adicionales dentro de estos instrumentos de trabajo.

Hoy, mis Queridos Hermanos, en esta importante fecha aniversaria, intentamos aludir cuando a principios del siglo XVIII las logias se organizaron exclusivamente con los llamados masones aceptados. Hemos recordado también que es en el año 1717, el día 24 de junio, cuando cuatro logias londinenses se unen para formar una organización con propósitos muy específicos.

Ya no tendría como fin la construcción de nuevos edificios, sino la edificación del hombre nuevo, el Templo de Dios en la tierra, el llamado así tercer Templo. Nace la Masonería Simbólica recibida en herencia de las Logias Operativas que les antecedieron.

Mientras esto sucede, observamos en nuestra historia importantes movimientos reveladores que se constituyen en precursores de la Masonería en Venezuela y que datan desde 1808. Es así como al revisar nuestros anales históricos encontramos en el año 1811 a la logia Perfecta Armonía No 74, ubicada en Cumana, la cual recibió su Carta Patente de la Gran Logia de Maryland en Estados Unidos.

Una segunda es fundada el 24 de Junio de 1810, inicialmente como un Triángulo Masónico, para luego dos años después, en 1812, dar nacimiento a la Logia Protectora de las Virtudes, con su Primer Venerable Maestro Diego Bautista Urbaneja y luego Juan Manuel Cajigal, en 1824. Una tercera Logia fundada en Maracaibo en 1812, recibe el nombre de Regeneradores. En cuarto lugar encontramos la Logia “Patria” fundada en Carúpano el día 2 de Diciembre de 1814 y Fraternidad Colombiana, hoy Fraternidad N° 4, fundada el 16 de Abril de 1823.

Estos movimientos predecesores del fuego masónico se fortalecen, cuando observamos la presencia de unidades militares británicas que vinieron para brindar apoyo a las corrientes independentistas a partir del año 1817,dado que entre sus tropas ya era costumbre la práctica de estas actividades afines.

Muchos de los combatientes británicos de aquellos tiempos no dudaron en reconocer al General llanero José Antonio Páez, como un auténtico líder y posiblemente influyeron en sus prácticas masónicas. Recordemos que aquellas logias, eran itinerantes, dada su obligación de mantenerse en campañas militares.

En el año 1823 encontramos al General José Antonio Páez, héroe de la batalla de Carabobo, en las sabanas de Taguanes, dirigiendo la Logia Concordia en Valencia y fundando en 1824, la Logia Independencia en Puerto Cabello, al tiempo que como antes observamos se conoce de la existencia de otras Logias en Cumaná y Barcelona.

Esencial recordar hoy, ante este importante escenario, que desde sus orígenes, en la Masonería siempre ha estado presente una legítima vocación por la libertad. De allí que, aceptamos con gran satisfacción el reto de pertenecer a una respetada Institución que estimuló la Revolución de Francia del 14 de julio de 1789, la gesta emancipadora americana, la liberación de Turquía de la dependencia de los Sultanes y del clero musulmán, la lucha contra el nazi-fascismo que logró penetrar en Europa y sin temor a equivocarme, también en todos los cambios históricos, donde la libertad ha sido el signo fundamental de la institución.

De manera que, tampoco podemos olvidar hoy, en esta mañana, que aun cuando no se cuenta con documentos que nos muestren con suficiente veracidad, sí existen interesantes trabajos de investigación en los cuales los estudiosos de nuestra historia, convienen en afirmar que el 24 de Junio de 1824, es decir tres años después de la Batalla de Carabobo y transcurridos 107 años desde la fundación de la Gran Logia de Inglaterra, es constituida así la Gran Logia, como también el Supremo Consejo del Grado 33°, ambos de la República de Colombia.

Veinticuatro años más tarde, en 1848 es fundada la Gran Logia de la República de Venezuela, para suplir la que ya existía y de esa manera dar continuidad, pero ahora con jurisdicción en el territorio de Venezuela, así que nuestra Gran Logia, el próximo día viernes 24 de Junio, estará cumpliendo 192 años de su fundación.

Ante esta circunstancia, considero mis Queridos Hermanos, ya para finalizar mi exposición, que es absolutamente esencial, que examinemos el pasado de nuestra fraternidad con el fin de comprender adecuadamente nuestras necesidades actuales, como lo expresa un informe realizado por un grupo de trabajo especial del Comité Directivo del Centro de Información Masónica iniciado a petición de la Conferencia de Grandes Maestros de América del Norte en el año 2004, cuyo objetivo era y es, el de examinar la necesidad de sensibilizar al público masónico y en cuyo prefacio encontramos lo siguiente:


“Nuestro grupo de trabajo con entusiasmo ofrece este informe y nuestro apoyo para ayudar a mover la Masonería en el siglo 21, la defensa de la honra de los miembros y la alegría de una manera masónica de la vida. Ya es hora de que tomemos el concepto de la Masonería de los estantes y poner los valores de la Masonería en acción.”

Al final escriben como un llamado a la acción: “Ahora, tenemos que avanzar en forma individual y fraternalmente. Les animamos a pensar cuidadosamente acerca de cómo invertir el tiempo, que es el activo más valioso de todos, y les pedimos que lo utilicen en programas y acciones que sean exclusivamente masónicos. Al trabajar juntos, debemos preguntarnos unos a otros cómo un programa, una reunión o un evento de mejoramiento demuestran nuestra experiencia de ser masón. Nosotros no tenemos un momento que perder”.

Queridos Hermanos, nada puede ser más importante para quienes nos honramos en pertenecer a la Masonería, que la grandeza y la sinceridad con que se le sirve a la patria, a la sociedad, a la familia, a la Orden. Sin intereses y sin personalismos dañinos, sino mas bien con el acendrado amor fraternal que nos caracteriza y con una motivación constante.

Ese es el sentimiento del Masón, del Masón autentico de ayer, de hoy y de siempre. Y por supuesto de quienes ya hoy no están con nosotros, cualquiera que fuese la causa, después de haber cumplido fielmente con los postulados de nuestra Augusta Orden, y nos observan desde el Oriente Eterno y por supuesto entre todos ellos, no puede faltar, - allí está presente, - el digno epónimo de vuestra Logia, nuestro Hermano y viejo amigo, el Dr. EDITO ACEVEDO, hombre de amplios criterios, receptivo, siempre dispuesto al dialogo y al progreso de la Masonería venezolana.

Y es oportuno este momento para recordar cuando el día 13 de Septiembre del año 1974, siendo Gran Maestro de la Gran Logia de la Republica de Venezuela y aceptar la candidatura para la reelección en este importante cargo, manifestó en improvisado discurso lo siguiente: (cito) “Que no salga de nosotros una palabra ofensiva contra otros hermanos. Que no salga de nosotros una calumnia, para lograr nuestro propósito. Que salga de nosotros la verdad desnuda, limpia y llana. Acepto pues el ofrecimiento, acepto continuar sirviendo a la Institución si el pueblo masónico lo decidiere de esa manera. En fin, lo que estoy diciendo a ustedes no es nada extraño, ni significa para mi ningún sacrificio, simplemente es responder como francmasón al llamado que se me hace”.Así era nuestro I:. P:. H:. Edito Acevedo.

En la Masonería se trata de formar hombres correctos y justos, útiles y desenvueltos, pues sus lineamientos generales, su doctrina, sus principios y sus normas fundamentales de conducta, así lo exigen. En nuestras Logias se practica la filantropía, se defiende la dignidad, el amor al prójimo, se rinde culto a la libertad y se exaltan las buenas costumbres, luchándose permanentemente contra la tiranía, contra el fanatismo y contra la superstición.

Dediquémonos entonces al recordar esta interesante historia de los casi trescientos años transcurridos, a germinar una semilla que sea capaz de producir frutos buenos y sólo así podremos descansar en paz, sabiendo que el futuro de quienes nos siguen está asegurado. El destino del masón y de la Orden, debe ser uno solo, crear, creándose.

Por todo ello es hora de pensar que no podemos permanecer sólo en el recuerdo soñador de lo que fue – extraordinario por cierto - sino más bien para inspirarnos en todo cuanto el pasado histórico nos señala, para motivarnos en la importante tarea por realizar.

Permítanme concluir, - ahora sí, -expresando mi más sincero agradecimiento y mi felicitación al Q:.H:.PEDRO SEGUNDO RESCANIERI, Venerable Maestro, así como a todos los miembros de esta muy querida y respetada Logia, quienes jubilosos celebran diez años de importante tarea de servicio, tanto al interés colectivo como al individual, llevando al corazón de la sociedad donde conviven mensajes de libertad, de justicia, de igualdad y de progreso.



Eternamente agradecido por este inmenso honor.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada