jueves, 10 de marzo de 2016

Historia y Tradición... Sarah Andrews, fiel ama de llaves de Miranda.



Nuestro siempre precursor, en su periplo por diversos países, a pesar de haber conocido y tratado a innumerables mujeres, sin llegar a casarse, tuvo dos grandes amores a las cuales nunca pudo olvidar. En Paris, estableció una relación sentimental con la marquesa Delfina de Custine, y en Londres a partir de 1800 con Sarah Andrews, a quien conoció en el Condado de York,  la tuvo  inicialmente como  Ama de Llaves; ella fidelísima permaneció a su lado hasta en los años culminantes de su vida terrenal, le dio sus dos únicos hijos nacidos en Londres, Leandro y Francisco. 

Sarah guardó con imperturbable celo y dedicación la casa, la biblioteca con más de seis mil ejemplares. Sarah nació en Market Weighton Inglaterra el 28 de diciembre de 1774, veinticuatro años mas joven que Miranda; hija de John Andrews y Dinah Hewson. A partir de 1802 ocuparon la residencia Nro 27 de Grafton Street, ahora 58 Grafton Way, propiedad del estado venezolano convertida en museo. En la sala de esa casa, se reunieron el 16 de septiembre de 1810, las tres voces mas altas e imperecederas de Venezuela que podían representarla ante la historia universal es decir: Bolívar, Miranda y Bello, acompañados del doctor Luís López Méndez, sobrino político de Miranda, encargado posteriormente de reclutar a los legionarios europeos, comisión dirigida desde esa histórica edificación. 

El Precursor al referirse a la residencia  manifestaba: “Mi casa en esta ciudad, es y será siempre el punto fijo para la independencia y libertad del continente colombiano”.  Sarah sobrevivió treinta y un años al ilustre caraqueño fallecido en la prisión de La Carraca en Cádiz, a la una de la madrugada del 14 de julio de 1816. En el testamento realizado por Francisco “libertad” Miranda en Londres el 1ro de agosto de 1805 antes de zarpar hacia Nueva York, donde prepararía su primera expedición sobre Venezuela, indicaba en su aparte 3ro: Las 600 libras que dejo a M. Turnbull para ir pagando la renta y gastos de mi casa (según el arrendamiento de 70 libras mensuales), se entregarán en la parte restante a mi fiel ama de llaves Sarah Andrews, a quien debo igualmente los muebles de dicha casa Nro 27 en Grafton Street, la plata y loza de la misma casa. En Nueva York, Miranda recibió una correspondencia de Sarah fechada en Londres el 29 de septiembre de 1805: “Mi querido señor, siento mas que nunca su ausencia, recuerdo con dolor haber sido ingrata en varias oportunidades y su bondad para perdonarme, mi querido hijo Leandro es todo lo que una madre amante puede desear…espero que dentro de poco tendré noticias de mi querido general. Mil bendiciones le acompañen a usted”.  

Un segundo testamento elaboró en Londres el “más universal de los venezolanos” el 2 de octubre de 1810, con motivo de embarcar hacia Venezuela a solicitud de Bolívar, Andrés Bello y López Méndez, enviados  a Londres por la Junta Suprema Conservadora de los Derechos de Fernando VII, surgida el 19 de abril de 1810; en dicho documento menciona de nuevo a Sarah como “mi fiel ama de llaves”.  En las cartas que le enviaba, la mencionaba como “mi buena Sally”. Sarah Andrews,  sencilla, humilde y noble mujer falleció en Londres el 27 de diciembre de 1847; la tumba 7254 en la sección 36, se encuentra en el cementerio Kensal Green,  en el registro respectivo aparece como Sarah Miranda. Sus descendientes conservan en un banco londinense un fino anillo regalado por Miranda a esta fiel ama de llaves,  madre  de sus dos únicos hijos.

 Eumenes Fuguet Borregales E.·. V.·. M.·. 2002
de la R.·. L.·. Sol de América Nº 37
-----------------------
General de Brigada.
Miembro de Número de la Academia de la Historia del Edo. Carabobo.
Miembro de la Sociedad Bolivariana de Venezuela.
Miembro de la Sociedad Divulgadora de la Historia Militar de Venezuela.
Miembro de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo
Director de la Revista Internacional "Historia y Tradición".

1 comentario:

  1. Que buena historia, no la había escuchado antes...gracias por compartirla.

    ResponderEliminar