martes, 17 de septiembre de 2013

Historia y Tradición...Gral. Hermógenes López repatrió los restos del Q.·.H.·. Gral. José Antonio Páez.






Nacido el 19 de abril de 1829 en la población de Naguanagua, Hijo de Don Vicente López y Felipa Herrera, debido al desgaste por la lucha emancipadora en momentos difíciles para el país, principalmente en el aspecto económico, Hermógenes recibió limitada formación educativa, dedicado a labores propias del campo. Desde la llegada al poder de los hermanos José Tadeo y José Gregorio Monagas, simpatizante de la causa federal iniciada el 20 de febrero de 1859 en Coro, realizó más de noventa acciones militares contra los grupos antagónicos; fue designado en varias ocasiones para desempeñar cargos administrativos. 

En 1859 es designado Jefe militar de Nirgua, tuvo destacada participación en la campaña de Carabobo de 1862, combatió en Guaparo el 21 de diciembre de 1862; formó parte de un movimiento local que derrocó el 20 de enero de 1867 al presidente del estado Carabobo, general Marcos López. Es derrotado por Matías Salazar en el poblado de Macuraparo el 17 de febrero de ese año. Hermógenes López es elegido presidente del estado Carabobo en mayo de 1881, también fue presidente del estado Yaracuy. 

Como miembro número 1 del Consejo Federal, le corresponde concluir el mandato del Presidente Antonio Guzmán Blanco, período 1886-1888; López asumió la presidencia el 8 de agosto de 1887; Guzmán era conocido como “el autócrata civilizador” y el “Ilustre Americano”, entre tantos cognomentos con que se le mencionaba, decidido a irse a Europa, quien mantuvo estrecha amistad. Hermógenes López concluyó el breve mandato el 5 de julio de 1888, al entregar el cargo a Juan Pablo Rojas Paúl (1826-1905). 

El gobierno de carácter provisional de este hijo de Naguanagua, recibió el apoyo y solidaridad de gran parte de la población y del partido Liberal, fundado por Antonio Leocadio Guzmán, padre de Antonio, quienes vieron con beneplácito la realización de importantes obras realizadas con limitados recursos financieros en diferentes regiones de Venezuela. López se hizo acompañar de prominentes figuras del momento político: Relaciones Interiores, el Dr. valenciano Francisco González Guiñan; Relaciones Exteriores, Diego Bautista Urbaneja; Hacienda, Juan Pablo Rojas Paúl y en Fomento, Jacinto R. Pachano. 

Durante su gobierno, culminó e inauguró el ferrocarril entre Puerto Cabello y Valencia, el monolito de la Plaza Bolívar, realizado en homenaje a la batalla de Carabobo, el Teatro Municipal y el alumbrado de Valencia y el acueducto de Nirgua por mencionar algunas obras. El 4 de febrero de 1888 dispone repatriar los restos del Gral. Páez, por quien sentía admiración y respeto. En Nueva York le son rendidos homenajes póstumos, el transporte lo realizó la fragata norteamericana “Pensacola”. 

El 19 de abril de 1888, los restos del “Centauro” son llevados al Panteón Nacional, después de quince años, antes de ser enterrados en una fosa común en el cementerio Marble de Nueva York. En Caracas ejecutó obras tales como: la construcción de los puentes Guanábano, Reivindicación, Carabobo y Bolívar, el reloj de la Catedral de Caracas, así como la extensión de las líneas telegráficas y otras obras en el interior del país. El Congreso reconoció y aprobó los actos del gobierno presidido por el general López.

 Casado con Doña Rosa Meleán dejó digna descendencia;  falleció este servidor carabobeño en Valencia el 27 de diciembre de 1898. Su familia ha mantenido la tradición de ofrendar en la iglesia de la Begoña de Naguanagua  en agradecimiento a la sanación que tuvo  luego de una herida en combate. Estamos en deuda designar alguna obra o institución con su preclaro nombre para eternizar su memoria.

 
Eumenes Fuguet Borregales
E.·. V.·. M.·. 2002
de la R.·. L.·. Sol de América Nº 37
-----------------------
General de Brigada.
Miembro de Número de la Academia de la Historia del Edo. Carabobo.
Miembro de la Sociedad Bolivariana de Venezuela.
Miembro de la Sociedad Divulgadora de la Historia Militar de Venezuela.
Director de la Revista Internacional Historia y Tradición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada