viernes, 24 de junio de 2016

DISCURSO DEL Dr. RICARDO LEON CELAYA, CON MOTIVO DE SU INCORPORACION COMO MIEMBRO CORRESPONDIENTE A LA ILUSTRE ACADEMIA DE LA LENGUA, CAPITULO CARABOBO


 CASA PAÉZ, VALENCIA,  06 DE MAYO DE 2016
EL CALIFICATIVO ASCLEPIANO(a): UN VENEZOLANISMO, QUE NOS MERECEMOS

Venezuela, no es solamente política y petróleo, nuestra amada patria, nos unge, de gentileza, permitiéndonos depositar sobre su follaje los humildes pies descalzos del aborigen así como las trenzadas alpargatas del llanero, campesino, pastor, coterráneo y en lontananza más allá del paisaje, aunque nos invita al olvido, nunca se perderá en el horizonte, la realidad, que un día fuimos colonia. El pasado está lleno de hombres y pueblos cuyo único objetivo, era conquistar lo conquistable. Tal actitud, representaba un código de vida en los que desembarcamos del arca de Noé y nos dispersamos por el mundo después de coincidir alrededor de la torre de babel, donde ejercimos el derecho a conversar. Pero, abrazamos la mediocridad de no entendernos. Venezuela, no podía ser la excepción ¡y nos conquistaron! No para construir, edificar, realzarnos o hacernos grandes, sino para el vejamen, atropello, saqueo, inutilización, abuso, burla y mancillaje del elevado valor de la condición humana. Por ello cabe preguntarnos ¿Cómo es posible que el logotipo de un Órgano Rector tan prestigioso y necesario como la Contraloría General de la Republica, lo representa, el símbolo de las tres llaves, en cuya fundamentación, asumo la responsabilidad de aportar, que la puesta en práctica de este modelo de custodia, no es producto del ingenio de Juana la Loca o de Castilla, esposa de Felipe el hermoso e hija de Fernando e Isabel, porque en la fecha que se atribuye su creación, se dice, era ya, lamentablemente víctima de una irreversible disociación psicótica maniaco depresiva.

Cuya intensidad, podemos deducirla de las palabras de su hermana Catalina: “hermana, cuanto lamento, cuando al salir de tus aposentos, tengo que ver tus flamígeras conductas”. Por lo tanto, afirmamos que el creador del sistema de las tres llaves, fue su hijo Carlos I de España y V del Sacro imperio, romano-germánico. Pero tristemente, debemos admitir que se privilegia un mecanismo de seguridad a sus palacios del producto del vientre de una Venezuela rica en oro, diamantes, plata, joyas y el producto del sudor de nuestros hombres y mujeres, es decir hurtaban nuestros sueños y lo desfilaban delante de nosotros. EL lobo, no deja de ser lobo. Es pertinente acá, acordarnos del profundo e intenso poeta venezolano, Teodoro Gutiérrez Calderón, en su bello poema, la mujer de las manos cortadas: 

Le cortare las manos, para ejemplar castigo.

A quien desde hoy, de una limosna a algún mendigo

Para acabar con esa costumbre inveterada

De andar tanto haraposos, por mi ciudad sagrada.


Observen, somos los mendigos y haraposos, la ciudad, es del Rey.


Tal fue la dura orden, de un severo sultán…

Nadie dará dineros, ni vestidos ni pan.

Los súbditos del reino, la orden cumplir juraron,

Y del reino, los pobres mendigos, emigraron.

Como siempre, nuestra humildad, obediencia y respeto. Pero, no es para que se abuse de ello. En nuestro caso, éramos su burla. No del pueblo español, pero si, de sus Reyes. Porque, a su parecer colonial, fuimos súbditos, no ciudadanos. Europa, se divertía conquistándose entre sí. Era tanta nuestra minusvalía que los Reyes de España cuando permisan y colaboran con el costo del viaje a nuestro continente, del último de los Grandes.

Pues, conoció y sobrevivió a eruditos y estadistas, tales como: Bolívar, San Martín, Napoleón, Shiller, Goethe, Gehring, Kant y Eisenstein Gotthold (Albert), su admirado físico hebreo, en sociedad alemana; a quien le fue afectuosamente fiel, aún después de su fallecimiento. Tal actitud, no sorprendió en Humboldt por ser un apasionado defensor de los derechos humanos y afanoso crítico de la esclavitud. Como lo demostró en el caso de los mineros de Guanajuato (México). Alexander Von Humboldt, al transitar por Venezuela y seguir a Colombia (Cartagena de Indias) y México, admite que la mayor belleza y abundancia geográfica, de flora, fauna y la única bifurcación hídrica del mundo, angostura y Orinoco, rio negro, amazonas y caribe, está aquí. Von Humboldt, repudiaba la sociedad prusiana, no es descartable, que ante nuestra belleza geográfica, rechazara también, nuestra condición de colonia. Por ello, atribuye la riqueza geográfica del continente, a México. Sin embargo, los conquistadores no contaban con la efervescencia que brotaría del espíritu de nuestros ciudadanos, próceres y libertadores por la JUSTICIA Y LIBERTAD. Los pueblos que nacieron para ser derrotados pero no conquistados, vencidos pero no fallecidos, lamentablemente, hoy no podemos disfrutar del privilegio de caminar por sus lares. Tenemos como testimonios, los celtas, druidas y bardos, sin su numancia, entonces capital y el Cartago, de Asdrúbal, Hagón, Magón, Sofósnibal, Sapásnibal, Dídoval, Hílmice y Aníbal Barca, al este de Macedonia ¿Cuál es la pertinencia, de estas consideraciones? Toda vez que, doscientos catorce años después, un veguero de las consagradas sabanas de San Jerónimo de Guayabal, como proponente y, respaldado por quinientos veinte ciudadanos Venezolanos estudiantes, profesionales, trabajadores, amas de casa, quienes con orgullo, haciendo uso de nuestro mandato constitucional de la libre participación y petición ciudadana, nos correspondió elevar y consignar el 18 de junio del 2013, ante la Real Academia Española de la Lengua, dirigida por Don José Manuel Blecua y ubicada en la ciudad de Madrid, España, pretéritas tierras imperiales, frente al museo del Prado y al lado de la Santa Madre Catedral de San Jerónimo. La solicitud de la aceptación del término, calificativo o voz de Asclepiano (a), dios griego, de la medicina, vida y salud, como una propuesta de enriquecimiento en la palabra y del reconocimiento a quienes por justicia, quedan comprendidos en el término o calificativo. El Asclepiano(a), es el embelesante producto de apreciar la representación serpentaria de Asclepios, deidad griega, inspiradora de la medicina, vida y salud resultando así incorporados, por conocimientos: Médicos, Odontólogos, Enfermeras, Bioanalistas, Farmacéuticos y todos los integrantes del equipo dispensador de salud. Por desempeño: ONGs protectoras de la salud, damas de azules, instituciones cuidadoras de niños y ancianos, Bomberos, Marineros, Rescatista y Salvavidas. El Asclepiano(a), en su humanismo, se sitúa en la cúspide del altruismo; hacer el bien, sin ver a quién y sin pedir nada a cambio.

El mundo, está lleno de mártires médicos, enfermeras, bomberos, salvavidas, rescatista y marinos, que han dado su vida, por salvar a su prójimo. La consignación de nuestra solicitud, acompañada del currículum vitae del proponente y un dossier literario, en físico y en CD, para cada uno de los cuarenta y dos integrantes de la Real Academia Española, constituyó un alto honor. Se me recibió y atendió con ejemplar cortesía. Sin embargo, se hizo de mi conocimiento, que era la primera vez que se realizaba una solicitud, no proveniente de una corporación y reiteré la contemporaneidad de la Constitución de nuestra República Bolivariana de Venezuela, que auspicia, estimula y ordena la libre participación ciudadana. En nuestro caso, además acompañamos, original de los escritos de ilustres corporaciones, a saber Academia de la Historia del Estado Carabobo, Sociedad Bolivariana, Asociación de Escritores, Sociedad Divulgadora de la Historia Militar de Venezuela, Dirección de Asunto Estudiantiles de la Ilustre Universidad de Carabobo, Fundación “Cipriano Jiménez Macías”, Colegio de Médicos del Estado Carabobo, Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, Ambulatorio “Dr. Luis Rodríguez Panacci”, la Ilustre Dirección de Asuntos Internacionales de la Armada Venezolana, representada por el Vice-almirante Ludwig Vera, actual, agregado naval de la embajada de Venezuela, en Bruselas, Bélgica. Esto despertó agradable atención en los funcionarios receptores, de la Real Academia Española y, el 26 de septiembre de 2012, recibimos elogiosa y positiva comunicación de Pedro Canellada, Secretario de la Real Academia Española y de Jesús Jiménez, Director de Gabinete. Con mi mayor respeto y compartiendo el insondable espíritu de cordialidad reinante, antes de retirarme del hermoso recinto de recepción de la Real Academia Española exprese, “el día, que una persona o institución, irreverencie una solicitud ciudadana, ese día, la institución coloca su propia lápida. Además, desaparece el privilegio del reconocimiento mundial” Su Majestad, el Rey Juan Carlos, el año 2012, con aguda percepción dijo “me parece, que Latinoamérica avanza más rápido que nosotros”. “Por ello, creo, ilustrísimo señores, que el atlántico más que separarnos, nos une y con el estandarte del gentilicio Venezolano, presentamos esta solicitud de reconocimiento, del término, calificativo o voz Asclepiano(a), en comunión con ciudadanos, doctas corporaciones e instituciones. No propusimos una solicitud de permiso, sino de reconocimiento, inspirados en el maravilloso atributo de la palabra, otorgado por Nuestro Dios Todopoderoso” Días después, en espejo, todos los recaudo inherentes a nuestra petición, se consignaron ante la Academia Venezolana de la Lengua, Correspondiente de la Real Academia Española, en el periodo del médico, Blas Bruni Celli, como Presidente y se hizo, de nuevo, formal entrega de los recaudos, ante la junta directiva siguiente, presidida por el Dr. Javier Pérez, prestigioso y triunfador navegante con la palabra. 

El 17 de enero de 2013 y el 08 de julio de 2013, consignamos los recaudos, ante la Profesora Yadira Córdoba y el Dr. Héctor Calzadilla, Ministros del Poder Popular para la Educación Superior, de ese entonces. Como ciudadanos, conocemos, lo que tenemos que hacer. Existen instituciones muy abrillantadas, donde, aunque son pocos, sus líderes resultan omisivos y prefieren, el silencio como respuesta. Quizá, porque conservan en su carga cromosómica, la triste consideración colonial, de que el ciudadano común, es un advenedizo o nóbilis plebeyo, a quien no responderle, edulcora sus vidas. Sin embargo, el mundo, no es redondo por casualidad, es para enseñarnos a darle la vuelta. Por ello, acudimos a una buena voluntad que se reflejó en el paisaje, Vuestra Excelencia Señor Don Horacio Biord Castillo, quien, como Secretario de la Academia Venezolana de la Lengua, el 12 de junio del 2012, envía una hermosa, acertada y esperanzadora misiva, según la cual, los recaudos serían considerados a través de la comisión permanente de la lexicografía.

LO DE HOY

Estamos cerca, el Diccionario de la Real Academia Española, XXII Edición, 2001, página 224, acepta el calificativo asclepiadeo (a) para honrar al poeta griego, propagador de los versos asclepiadeo mayor y menor. En conversación con el Presidente de la Junta Directiva, de la Academia Venezolana de la Lengua Dr. Horacio Biord Castillo, hemos acordado, una sesión de fundamentación del término Asclepiano(a), con la participación de ciudadanos y representantes de cada una de las doctas instituciones y corporaciones que lo respaldan, un día del último trimestre de este año. Para luego, a través de las academias, asociaciones, gremios, instituciones educativas universitarias, públicas y privadas, así como en redes sociales, hacer del término Asclepiano(a). Espero incorporarme a una Docta Corporación constituida por personas que no tengan entre sus posesiones el pañuelo para envolver la maldad, perversión, omisión y el chisme. Sino capaces de utilizar el virtuosísimo de la lengua, como es la palabra, para la humanidad, el humanismo, el servicio y la artesanía para ser fabricantes de sueños. Por ello, me regalo el antiguo grito de guerra de los cruzados que los templaba para la batalla “¡Ut Deus vult!” ¡Como Dios lo quiere!. 

UN VENEZOLANISMO QUE NOS MERECEMOS

Porque, nuestra amada Venezuela lleva en su savia, La hidalguía de nuestros próceres, quienes, se ocuparon de sembrar en nosotros, el espíritu de afán, lucha, conocimiento, capacidad resolutiva, hombría de bien y sabiduría, para nunca ser, en el globo terráqueo, un país de cola, sino por el contrario, un país de altura.



MUCHAS GRACIAS!







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada