lunes, 1 de junio de 2015

Historia y Tradición... El último barco negrero en Puerto Cabello.





Durante la colonia, llegaban a diferentes puertos venezolanos, embarcaciones con esclavos procedentes de África, para ser vendidos por subasta en los centros establecidos a tal fin, especialmente en la Compañía Guipuzcoana. Durante la captura y travesía, recibían todo tipo de vejaciones y abusos, una vez en tierra, eran llevados a las haciendas a cumplir trabajos de sol a sol, una verdadera explotación vergonzosa, sin recibir las mínimas condiciones, que merece un ser humano. Para el caso de Puerto Cabello, al ser vendidos, eran llevados, normalmente a las haciendas ubicadas en Borburata, Gañango, Goaigoaza y Patanemo.

Las embarcaciones utilizadas para este transporte de mercancía humana, eran conocidas como Barcos Negreros. Precisamente el 26 de mayo de 1825, arribó a Puerto Cabello, el barco “Roma libre” al mando de José del Cotarro dueño y Capitán de la embarcación, con treinta y cinco eslavos africanos, que luego serian liberados por la municipalidad porteña.

Recordemos que en varias oportunidades nuestro Libertador, se refería a la libertad de los esclavos, como un compromiso ofrecido al presidente haitiano Alejandro Petión, materializado en Carúpano y Ocumare de la Costa, y en varios de sus documentos y discursos. El ultimo Barco Negrero, es un hecho histórico de la porteñidad, con hondas raíces de un bochornoso pasado, que al pasar el tiempo, no es olvidado por la comunidad, especialmente la afro descendiente, dada la importancia de este suceso, que puso punto final al maltrato, abuso y comercialización de esclavos, anualmente se prepara para esta fecha, la escenificación histórica y cultural”, conocida como el Ultimo Barco Negrero, llevada a cabo desde hace más de diez años, por algunas agrupaciones, tales como la San Juan Bautista, Raíces Escénicas y Cimarrones de Venezuela, con apoyo de las autoridades regionales, que estimulan y motivan a conocer estos aspectos sociales de una triste época.

Los actores populares, dramatizan la llegada de este navío, recorren el malecón porteño, la conocida calle Lanceros y la zona colonial, tocando sus tambores, para mostrar el proceso que por desgracia sufrió la raza negra, transportados en los conocidos “barcos negreros”, en condiciones infrahumanas, encadenados por más de tres meses y hacinados en las bodegas de las embarcaciones. Esta escenificación es necesaria conocerla y observarla, para internalizar, el importante aspecto de un infausto momento histórico.




Por;
Eumenes Fuguet Borregales E.·. V.·. M.·. 2002
de la R.·. L.·. Sol de América Nº 37
-----------------------
General de Brigada.
Miembro de Número de la Academia de la Historia del Edo. Carabobo.
Miembro de la Sociedad Bolivariana de Venezuela.
Miembro de la Sociedad Divulgadora de la Historia Militar de Venezuela.
Miembro de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo
Director de la Revista Internacional "Historia y Tradición".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada