sábado, 6 de junio de 2015

Hablando de ...¿Qué es la Diplomacia Cultural?, una aproximación histórica.



"La diplomacia cultural puede ser descrita como un conjunto de acciones, que se basan en, y utilizan el intercambio de ideas, valores, tradiciones y otros aspectos de la cultura y de la identidad, ya sea para fortalecer las relaciones, mejorar la cooperación socio-cultural o la promoción de los intereses nacionales; la diplomacia cultural puede ser practicada tanto por el sector público, el sector privado o la sociedad civil." Dr. Emil Constantinescu

El concepto de Diplomacia Cultural debe ser como un campo de estudio nuevo en el debate académico.

Un poco de historia
La Diplomacia Cultural (o “Diplomacia de las Culturas”) no es algo recien inventado en este siglo XXI, sino que ha existido como una práctica a lo largo de los últimos siglos. No obstante, la novedad de éste campo de estudio reside en que, hasta hace pocos años, no habia existido un interés en analizar y conceptualizar, desde la rama académica de las relaciones internacionales, qué es y cómo se aplica la Diplomacia Cultural. De hecho, en la actualidad ésta disciplina no está relegada a la periferia del estudio de las Relaciones Internacionales, sino que la Diplomacia Cultural es hoy un campo académico en ebullición que, a través del estudio y la investigación, se ha establecido con éxito como una teoría y práctica con fuerza propia.

Así, mientras que el término “Diplomacia cultural” ha quedado definido recientemente, la evidencia de su puesta en práctica viene existiendo desde hace siglos y puede observarse a lo largo de la historia. Exploradores, viajeros, comerciantes, maestros y artistas pueden ser considerados ejemplos prácticos de embajadores informales y diplomáticos culturales (por ejemplo, el establecimiento de rutas comerciales regulares permite un intercambio frecuente de información y regalos culturales entre los comerciantes y representantes del gobierno). Ejemplos y prácticas que tuvieron lugar mucho antes del nacimiento del Ius Gentium o Derecho Internacional que rige y regula las Relaciones Internacionales.

Estos intentos de intercambio cultural pueden ser identificados como los primeros ejemplos prácticos de lo que ahora hemos venido a denominar Diplomacia Cultural. De hecho, cualquier persona que interactúa con los diferentes pueblos y naciones, ya sea en la actualidad o en el pasado, facilita una forma de intercambio cultural y político que tiene consecuencias directas en los campos del arte, el deporte, la literatura, la música, la ciencia, los negocios, la economía, y más allá.

Por tanto, a través de la interacción de los pueblos, el intercambio de la lengua, la religión, las ideas, las artes y las estructuras sociales podemos ver como las relaciones entre esos pueblos y naciones divergentes pero coexistentes han mejorado a lo largo de la historia, mejorando el bienestar y nivel de vida de dichas sociedades mediante el aprendizaje mutuo con otras culturas.

Del cielo a la tierra: aplicación práctica
La aplicación y puesta en práctica de la teoría de la Diplomacia Cultural incluye todos los intentos y modelos (con éxito o no) que se han practicado a lo largo de la historia por parte de actores individuales, organizaciones, estados o instituciones con el fin de facilitar y mejorar las relaciones y la colaboración entre diferentes culturas. Estos modelos incluyen, por ejemplo, diferentes programas de intercambio cultural y artes (el famoso ‘Guernika’ de Picasso), las delegaciones internacionales (los embajadores del jazz americanos), así como algunas competiciones deportivas (los duelos olímpicos entre US y URSS durante la Guerra Fría).

¿Por qué es importante la Diplomacia Cultural?
En un mundo interdependiente y globalizado como el nuestro, en el que la proliferación de las tecnologías de la comunicación de masas asegura que todos tenemos un mayor acceso a los demás que nunca, la Diplomacia Cultural es fundamental para el fomento de la paz y la estabilidad a nivel global. Cuando es aplicada a todos los niveles, posee la capacidad de influir en la opinión pública y en la ideología de las personas, comunidades, culturas y naciones, que pueden acelerar la realización de los principios que la sustentan y que definimos a continuación. Al lograr el primer principio, se permite alcanzar el segundo, que a su vez permite que el tercero se alcance y así hasta lograr el quinto principio fundamental, el de la paz y la estabilidad mundial.

Los principios son:

1- Respeto y Reconocimiento de la Diversidad Cultural y Patrimonial.
2- Diálogo Intercultural Global
3- Justicia, Igualdad y Cooperación
4- Protección Internacional de los Derechos Humanos
5- Paz y Estabilidad Mundial

Para mayor información sobre esta iniciativa se puede consultar la pagina oficial http://www.culturaldiplomacy.org/index.php?en

Por;
 
José Rafael Otazo M.
---------------------
Profesor Universitario.   
Miembro Correspondiente de la Academia de la Lengua, capitulo Carabobo.
Miembro de la Ilustre Sociedad Bolivariana de Venezuela.
Miembro de la Digna Sociedad Divulgadora de la Historia Militar de Venezuela.
Miembro de La Asociación de Escritores del Estado Carabobo.
Investigador en la Asociación para el Fomento de los Estudios Históricos en Centroamérica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada